Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En la Costa prevén que en la segunda quincena también habrá menos turistas

Los operadores sostienen que pese a que la cifra será negativa, se dará un avance respecto de los flojos primeros días, una situación que ya les resulta favorable

En la Costa prevén que en la segunda quincena también habrá menos turistas

El arranque del verano generó un cimbronazo en la Costa Atlántica.

El incremento de precios a nivel local, sumado a la devaluación en Brasil, conformaron un escenario que terminó por cerrar un panorama que nadie esperaba ni quería.

Según confiaron a El Cronista desde las diferentes localidades costeras, se estima que en la primera quincena la baja respecto del mismo período del verano pasado se movió entre el 15% y el 20%, una situación que nadie quiere que se repita en la segunda mitad de enero.

"Según nuestros análisis, el tema de Brasil fue clave; se trata de una plaza que, por precios, antes no competía cono nosotros, y ahora resulta muy conveniente", precisó Emiliano Giri, secretario de Turismo de Mar del Plata. Y agregó: "Es cierto que no es un gran verano pero tampoco estamos ante la peor temporada de los últimos tiempos. La de 2009 sin dudas fue peor, y la de 2008 fue tan floja como esta".

Los agente turísticos, mientras tanto, tienen una sensación muy similar. "Hay gente que la pasó mal ya que no esperaba estos números; esto no estaba en las expectativas. No se puede decir que se esperaba una gran temporada, pero la caída fue mayor a la prevista", sostuvo uno de los especialistas consultados.

Este panorama no es exclusivo de Mar del Plata, sino que se replica en buena parte de la Costa.

En Pinamar –donde en general concurren turistas de mejor poder adquisitivo–, por ejemplo, los agentes turísticos también observan una menor actividad "que puede ir en el orden de entre el 10% y el 15 por ciento".

La primera parte del verano fue tan floja que, incluso, no temen afirmar que en la segunda quincena de este mes también se verá una caída en el nivel de reservas de alojamiento, aunque no lo toman tan a mal.

"Estamos esperando que la segunda parte de enero también registre una reducción de la actividad, aunque en este caso ya menor a la de la primera, y que rondaría el cinco por ciento. Si tenemos en cuenta el contexto y de lo que venimos, no podemos decir que esa cifra vaya a ser algo muy grave; es más, nos da optimismo ya que sería un repunte respecto de los primeros días", sostuvo Giri.

Desde el sector gastronómico las perspectivas tampoco son las mejores. Daniel Suffredini es el presidente de la Asociación Hotelera Gastronómica de Mar del Plata y entiende que los próximos días no serán fáciles.

"Siempre durante la segunda quincena se da el pico de afluencia de turistas, pero para este año no podemos esperar un aluvión. La primera quincena fue muy floja y para ahora no podremos esperar que cambie todo de golpe. Aunque con cifras algo mejores, el resultado respecto del año pasado volverá a ser negativo", dijo Suffredini, y resaltó que "hay algunas actividades en los que la caída incluso llegó al 30 por ciento".

En este contexto, los operadores turísticos de toda la costa argentina coinciden en que este año los visitantes miden mucho más su nivel de consumo respecto de años anteriores, y que las promociones se transformaron en una herramienta clave para captar consumidores.

En promedio, el nivel de ocupación en las playas bonaerenses alcanzó en lo que va del verano un 60%, mientras que se espera que para lo que queda de este mes esa cifra crezca, al menos, hasta el 75 por ciento.

Ese ratio crece los fines de semana, cuando un mayor caudal de turistas se acerca a estos lugares de veraneo, una modalidad que nació hace algunos años y se hace cada vez más fuerte.