"En la Argentina hay muchas trabas para los emprendedores "

Martín Migoya es cofundador y CEO de Globant. En plena crisis económica del país, convenció a tres amigos de crear una empresa que se dedicara a realizar outsourcing de productos de software desde la Argentina hacia el mundo. Estudió en la Universidad de La Plata donde se graduó como ingeniero electrónico en 1993 y poco tiempo después comenzó su carrera en empresas multinacionales, entre ellas Repsol-YPF, donde se desempeñó como project manager. Fue elegido Emprendedor Endeavor en 2005 y galardonado con el Premio Konex como Empresario Innovador en 2008

Vender a Estados Unidos e Inglaterra". Cuenta Martín Migoya, confundador y CEO de Globant, que esa línea fue el centro de todo el business plan con el que nació la empresa de software, en 2003. "Era un plan de un renglón, pero era super poderoso. Nos sigue acompañando", asegura. Hoy la compañía cotiza en la Bolsa de Nueva york, tiene una facturación estimada en u$s 251 millones para fin de año, operaciones en seis países y 4500 profesionales que trabajan para empresas como Linkedin, JWT y Google.

¿Cuál es el balance desde la salida de Globant a la Bolsa?
En términos de la visibilidad ha sido muy importante, hacia el exterior y el interior de la compañía. Y la performance ha sido muy buena. Forma parte de una construcción de credibilidad. Fue muy positivo, hay más regulaciones y más exposición, pero se justifica el esfuerzo por los beneficios.

¿Por qué son pocas las empresas latinas que llegan a la Bolsa de Nueva York?
Si ves estadísticas a nivel global, de cuántas compañías que se crean cuántas sobreviven, son muy duras. Menos de 0,1% llegan a vender más de u$s 50 millones al año. En la Argentina tenemos un buen número, por el tamaño del mercado y por la cantidad de emprendedores, de compañías que lograron ese salto de calidad. El ecosistema argentino también se va preparando mejor, a medida que compañías como MercadoLibre, Globant y otras que hagan su OPI (oferta pública inicial) las probabilidades van creciendo. Es el comienzo de una nueva época en la Argentina en la que se van a generar un montón de compañías.

¿Este cambio arranca ahora?
No, en los últimos 15 años, la Argentina ha tenido un rol protagónico. En la época de las "dotcom", el país tenía el nivel del emprendedurismo más alto de América Latina. Ya se había gestado una masa crítica de gente que tenía visión de crear compañías y cuyos resultados se terminan dando ahora. Hoy la masa de emprendedores es más grande que lo que era en esa época. Tenemos que esperar que esto evolucione y que vaya creciendo. Pero la densidad de compañías creadas va a ser mucho más grande en los próximos 50 años que en los pasados 50.

¿Un cambio de Gobierno puede aportar algo a este ecosistema?
Hay políticas que están más allá de cualquier Gobierno y esto ya se instaló a nivel emprendedurismo en la Argentina. Los candidatos entienden que es una herramienta central para el desarrollo de un país. También entienden que hay que hacer algo muy fuerte para cuidar a esas empresas cuando nacen. En la Argentina hay muchas trabas para los emprendedores que empiezan compañías, desde temas impositivos hasta la ley de sociedades y qué pasa cuando te va mal.

¿Cuánto influye el tipo de cambio en empresas muy basadas en la exportaciones de servicios?
Nunca estuvimos en el arbitraje de costos. Logramos mantener nuestros márgenes a pesar de tener vaivenes en los costos. Los servicios de Globant están pensados para estar del lado de la creación de revenues para nuestros clientes. Eso nos hace posicionarnos mejor en términos de los precios.Estamos en México, Uruguay, en India, en países en los cuales hay movimientos para el otro lado, costos que bajan en lugar de subir.

Nuestro trabajo va más allá del costo de una location. Estamos construyendo un modelo de entrega de nuestros servicios globales que está apoyado en muchas patas.

La Argentina es un país donde el precio o el costo unitario no es tan bajo, pero la calidad es muy buena. No vendemos un commodity. Globant es una empresa de creación de valor y el precio lo ponemos nosotros. Tenemos competencia pero nuestro trabajo es diferenciarnos en el valor que damos.

Tags relacionados