Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"En entornos de incertidumbre económica, la planificación tradicional no funciona"

Jim Whitehurst comenzó su carrera en 1989 en desarrollo corporativo. Pasó por Delta Airline y en 2008 asumió como presidente de Red Hat. Casado, con gemelos y radicado en Durham, Carolina del Norte, lleva 56 trimestres consecutivos de crecimiento de los ingresos y afirma que la transparencia, la participación y la gestión basada en la comunidad pueden ayudar a las empresas a ser exitosas en un mundo hiperconectado

El CEO global de Red Hat sigue de cerca lo que sucede en la Argentina. Sabe que el Gobierno busca digitalizar la estructura burocrática y ahí hay una gran oportunidad para su empresa. Proveedor global de soluciones de open source empresarial –código abierto– sistema que, según explica el ejecutivo mutó de "ser una opción para reducir costos a ser un verdadero motor". Aunque dice que la región se encuentra al mismo nivel que Europa en la aceptación y uso de estas herramientas, entiende que en la actualidad en América latina hay un entorno "incierto y vertiginosos" desde el punto de vista económico.


–¿Cuál es la situación hoy de las tecnologías abiertas?
–Desde hace cuatro o cinco años, se dio una transición fundamental en la cual el open source pasó de ser una alternativa de bajo costo frente al software tradicional, a un verdadero motor de la innovación. Entonces, si hoy pensamos en Big Data, contenedores, tecnologías móviles, entre otros, vemos que casi todas las innovaciones importantes en esas áreas primero se dan en open source. Y si no se debe a empresas como Red Hat, se debe a Google, Amazon, Facebook y Twitter, porque los usuarios ahora realizan todas sus desarrollos en open source las comparten.
–

¿Encuentra en el nuevo Gobierno una oportunidad?
–Seguro. Red Hat siempre tuvo una fuerte presencia en el área de gobierno. Nos ha ido sumamente bien con los departamentos de Estado y las fuerzas armadas en todo el mundo. Trabajamos para la Armada y el Ejercito de los EE.UU.. Si bien es cierto que una suscripción, la de Red Hat tiene un costo. No se está pagando la propiedad intelectual, sino que por un servicio y soporte técnico. Trabajamos con gobiernos de muchos países, y en la Argentina con varios organismos de gobierno. Creo que esta se trata de una gran oportunidad para modernizarse y reducir costos.
–

¿Cómo observan la región?
–No soy un experto en las dinámicas de la economía de Argentina o en América latina. Lo que sí se puede decir es que en los entornos sumidos en la incertidumbre, los modelos de planificación tradicionales no funcionan y el problema que enfrentan muchas empresas es que cuentan con un modelo muy tradicional. Existe un grupo de personas en la cima que elaboran una estrategia, luego definen quién la llevarán a cabo y monitorean los resultados; y ése es un proceso muy lento. Las empresas tienen procesos de planificación anuales que podrían llevar mucho tiempo, y el problema es que, en mercados y en épocas como éstos, no sabemos cómo pueden evolucionar. Se están sucediendo tantos cambios que creo que una organización con una estructura como la nuestra que impulsa una mayor autonomía dentro de la organización y permite a las personas reaccionar con más rapidez, está mucho mejor preparada para sobrevivir y prosperar en este entorno económico incierto y vertiginoso. Desde afuera, creo que existe un poco de caos en la economía en América Latina, pero se siente un poco diferente.
–

¿Por dónde cree que va a pasar el futuro del sector?
–Existen un par de sucesos muy importantes actualmente en tecnología y probablemente sostenga que hoy el principal sería el concepto de los contenedores, de forma distinta a aplicaciones paquetizadas, y que está provocando una gran transformación en la forma en que los desarrolladores crean las aplicaciones y que modificará la forma en que se las implemente; por lo que estamos dedicando un gran esfuerzo a los contenedores y estamos trabajando estrechamente con Google en ese tema. En definitiva, esperamos trabajar mucho sobre infraestructuras pero, en realidad, gran parte de la innovación hoy se traslada a la forma en la cual se diseñan e implementan las aplicaciones, lo cual es algo extraordinario. También observamos un impulso increíble en algunas tecnologías emergentes en América latina.
–

¿Latinoamérica está muy lejos del primer mundo en open source?
–Diría que es similar a lo que ocurre en Europa en términos de la adopción del open source... América Latina y Europa se encuentran en una posición equivalente en la actualidad Históricamente, sólo Brasil como país, ha sido un mercado incluso más grande que la fuerza combinada de India y China. La adopción en América Latina ha sido muy positiva.