Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

"En el mediano plazo, esperamos un desarrollo positivo de la Argentina"

Alain Dehaze es el CEO del Grupo Adecco a nivel global desde hace un año. Nacido en Bélgica, en 1963, se formó en Ingeniería de Negocios en Ichec Brussels Management School, y también participó del Programa "Global CEO" en IESE Wharton Ceibs. Desde el año 1987 hasta el 2000, ocupó cargos directivos en países europeos en Henkel Ecolab e ISS Facility Services A/S. Ingresó al Grupo Adecco en septiembre de 2009 como director Regional para Europa del Norte y miembro del Comité Ejecutivo. Desde enero de este año, es presidente de la Red Mundial de Aprendizaje GAN (Global Apprenticeship Network), que acaba de lanzarse en la Argentina

Alain Dehaze, CEO global del Grupo Adecco, habla con optimismo sobre el futuro de la Argentina. Aunque hoy haya datos poco alentadores. El directivo, de origen belga, estuvo la semana pasada en Buenos Aires por el lanzamiento en el país de la Red Mundial de Aprendizaje (GAN, por sus siglas en inglés), una coalición de compañías y organizaciones que desarrolla programas para favorecer el desarrollo de competencias profesionales en los más jóvenes de acuerdo a las necesidades de las empresas. Y destacó que en la Argentina, hay más de un millón de jóvenes que no estudia ni trabaja (los NI-NI) y que de ese total, son más de 700.000 –en su mayoría mujeres– los que ni siquiera están intentando insertarse en el mercado laboral.

–¿Qué medidas a nivel global fueron más exitosas en la solución del problema del desempleo joven?
–En los países con sistemas de apprenticeship (formación profesional en el trabajo) institucionalizados hace décadas el desempleo joven es muy bajo. Hay una alineación permanente entre el sistema educativo y las necesidades de las empresas. Esto permite que la gente joven que llega al mercado laboral tenga las habilidades que las empresas necesitan. Es clave para el éxito. Favorece la baja en el desempleo joven.

–¿En qué países son más efectivas las políticas de empleo joven?
–Los ejemplos más famosos son Alemania y Suiza. En mi equipo, por ejemplo, la persona a cargo del marketing y la comunicación global fue pasante. Entre los 15 y los 18 años, aprendió mecánica automotriz. Pero luego de obtener su certificación, decidió hacer otra cosa y continuó con sus estudios académicos. Otro ejemplo famoso es el CEO de UBS, también ex pasante. Lo bueno en estos países es que primero se aprenden las competencias, muy temprano, pero después se puede continuar estudiando.

–En el tema de empleo joven, ¿cuál es la brecha entre los países más desarrollados y América latina?
–El desempleo juvenil suele ser el doble del desempleo general. En Argentina es 18,9% para los jóvenes y 9% en total. Eso también pasa en muchos países como Francia y los Estados Unidos. Pero la diferencia es que en América latina y en la Argentina, 6 de cada 10 jóvenes que buscan trabajo lo van a encontrar en el mercado informal.

–¿Los cambios tecnológicos que afectan al mundo de trabajo son una ventaja para el empleo joven?                La tecnología es maravillosa para la educación. Pone el conocimiento a disposición de cualquier persona, en cualquier lugar. Vemos gente joven, que viene de pequeños pueblos en la India, y que consiguen ingresar al MIT. Pero, por otro lado, se necesitan nuevos tipos de competencias. Seis de cada 10 chicos que hoy están en la escuela primaria van a tener trabajos que todavía no existen. Es un gran desafío enseñar las competencias y las habilidades para el mañana porque la tecnología se desarrolla extremadamente rápido.

–¿Qué visión tienen hoy desde la casa central de Adecco sobre el mercado argentino?
–Somos optimistas. Vemos muchos cambios estructurales y esperamos que sean positivos para la economía. Es claro que en un proceso de reestructuración y transformación demora tiempo que la inflación baje, por ejemplo. Pero las medidas que se han tomado son correctas. En el mediano plazo, esperamos un desarrollo positivo de la Argentina.

En el mercado laboral, hay decisiones que se deben tomar. Las economías exitosas del mundo tienen un mercado laboral ágil. Pero en nuestro sector, de trabajo temporal, no nos permiten la contratación de empleados temporales en la construcción y en el sector público. En todos los países podemos estar en todos los sectores, pero acá hay muchas restricciones. Es una barrera para que estos sectores sean más flexibles.

–¿Tienen expectativas de que esta situación cambie?
–Eso esperamos. Si los negocios argentinos quieren competir en un mundo global y abierto es importante que también sean competitivos acá, que puedan trabajar con trabajadores temporales de acuerdo a la estacionalidad.

–¿Qué peso para el negocio global de Adecco tiene la región?
–Latinoamérica representa entre el 4% y 5% del total de los ingresos. Y la Argentina es uno de los tres principales países después de México y Colombia. Pero no miramos hoy, miramos el futuro. Esperamos que América latina, y específicamente la Argentina, tenga un rebote. No nos olvidamos que en la década ‘30, Argentina era la séptima economía más poderosa del mundo. Es un país que tiene muchos recursos.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar