Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

En busca del clúster

Con una cadena de valor hidroeléctrica completamente integrada, la jurisdicción busca generar empleo verde.

Un programa de 10 años y varios frentes en desarrollo, tal es la estrategia de Mendoza. A través de él, cuenta Pablo Martín Magistochi, su director de Energías Renovables, la provincia busca "instalar 25-50 MW eólicos, 75-100 MW fotovoltaicos y 15-20 MW de pequeños aprovechamientos hidroeléctricos por año, sostenido anualmente por una década".
Pero no solo de megavatios se trata. "Buscamos generar empleo verde, es lo que más nos interesa", subraya. Y añade: "La creación de empleo genuino es el principal problema de nuestra economía y que tiene la Argentina. Nosotros entendemos que la política energética no puede estar disociada de una política industrial, que a su vez englobe a la económica general de la región y el país". En este camino, Mendoza ya dio algunos pasos en la dirección correcta: tiene integrada su cadena de valor en la hidroelectricidad. "Es la única provincia que puede prospectar un río, hacer un proyecto y ejecutarlo tanto en la parte civil como en la hidroelectromecánica. Mendoza podría fabricar una turbina y un generador completamente, y realizar toda la obra civil, los servicios secundarios, todo con capacidades locales", afirma. Similar situación -aunque menos desarrollada- posee la cadena eólica, no así la solar.
¿La idea de fondo? "Que Mendoza tenga su clúster de renovables, que no solo podamos vender en la Argentina proyectos llave en mano, sino en toda América latina. Ya se ha hecho en la provincia. Si nosotros sostenemos un mercado a largo plazo que le permita al clúster de desarrollo renovable hacer pie en el mercado mendocino, eso va a permitir, en el tiempo, lograr competitividad y poder salir a nuevos mercados", contesta.
Otra de las líneas de trabajo es la generación distribuida. Una vez más, parte del camino ya está recorrido. A partir de la Ordenanza 19, año 2015, su Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) cuenta con el marco regulatorio necesario para vender excedentes. "Para que esto sea masivo, tenemos que buscar la forma de que sea negocio y que la persona compre el equipo -que es caro- porque le conviene económicamente. Estamos trabajando en esa línea", apunta Magistochi.
M.P.A.