Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Empresas proyectan otorgar aumentos salariales más altos que la inflación a sus ejecutivos en 2017

Sin paritarias de por medio, los sectores gerenciales recibirán de sus empresas subas de sueldos mayores a la estimación oficial de 17% para el costo de vida del año próximo

Esperan que los sueldos de los directivos no pierdan de nuevo frente a la inflación

Esperan que los sueldos de los directivos no pierdan de nuevo frente a la inflación

Luego de un año donde las previsiones de aumentos salariales quedaron detrás de la inflación, las empresas ya están cerrando sus presupuestos para 2017 con incrementos que promedian un 30% para sus ejecutivos y personal fuera de convenio. Es decir, aquellos que no están incluidos en las negociaciones gremiales. La cifra se ubica varios puntos por encima de la inflación prevista para el año que viene. El dato corresponde al último relevamiento realizado por la consultora Mercer entre más de 430 empresas que operan en el mercado local.

"Un 30% parece un porcentaje alto con una inflación proyectada del 20%. Pero la explicación es que muchas empresas apuestan a recuperar lo que se perdió en el 2016", señaló Valeria Bohórquez, directora del negocio de Talento de Mercer, ayer durante la presentación del estudio a un auditorio colmado de ejecutivos de Recursos Humanos que buscan información para cerrar sus presupuestos.

Según la encuesta, el 60% de las empresas prevé dar subas por encima de la inflación esperada porque quieren recuperar la diferencia que hubo este año, donde la inflación le ganó también a los salarios ejecutivos. Pero un 49%, además, piensa que la inflación terminará siendo más alta que lo que se estima hoy. Para el 26% también es una oportunidad de ganar competitividad frente al resto del mercado.

Además, el 14% de las compañías ya decidió que adelantará la fecha de los incrementos, el 6% que aumentará el presupuesto para el año próximo y el 6% que anticipará el pago de los bonos a sus ejecutivos.
"Es un momento clave del año. Los que trabajamos en empresas multinacionales, estamos aclarando toda la negociación salarial con nuestras casas matrices. El presupuesto de este año fue particular, con una expectativa a la baja y nos quedamos cortos", señaló Daniel Lucarella, director de Recursos Humanos de la compañía de consumo masivo SC Johnson, que participó de la presentación como invitado. "Sin embargo, todo dependerá si los márgenes de ganancias se recuperan y si hay o no una reactivación. Son factores que van a jugar mucho", advirtió Lacarella.

"Hay muchos cambios y las empresas están ajustándose y adaptándose continuamente. Cada tres o cuatro meses están renegociando y reposicionándose frente al mercado", coincidió Bohórquez. Este año, de acuerdo a los números de Mercer, los salarios del personal fuera de convenio estuvieron por debajo de la inflación y perdieron un 3,5% de poder adquisitivo. Según la muestra, la mayoría de las empresas –el 70%– otorgó dos ajustes en el año, que en promedio rondaron el 20% en el primer semestre y el 12% en el segundo.

Por eso, 3 de cada 10 empresas realizaron acciones a lo largo del año para compensar estas diferencias. La mayoría –el 55%– aumentó su presupuesto, mientras que el 21% decidió adelantar los incrementos (en dos meses promedio). En menor medida, algunas optaron por dar aumentos a posiciones clave, revisar sus paquetes de beneficios, compensar con el presupuesto de 2017 o modificar su política de compensación variable.

El salario base mensual del personal fuera de convenio se movió un 20,3% en promedio durante el primer semestre de este año. Para el caso de los directores, la suba fue algo más baja y rondó el 18% (el salario promedio pasó de $ 134.000 mensuales a $ 158.430). Por encima del promedio, estuvieron los sueldos de los jefes y supervisores (22%), de los gerentes (21%) y de los analistas (21%).

Sin embargo, los incentivos de corto plazo (bonos más remuneración variable) treparon un 41,7% promedio en la primera parte del año.