PREVÉN QUE POR EL VENCIMIENTO DE LA LEY DE PROMOCIÓN DE LA ACTIVIDAD SUS COSTOS AUMENTAR N 50%

Empresas de software temen que caídade incentivos frene planes de inversión

La cámara que agrupa a las firmas locales apuesta a una revisión oficial para extender incentivos. Hay dudas por la desaparición de la Subsecretaría de Servicios Tecnológicos

Servicios más caros, menos inversiones y más competencia desde el exterior. Es un escenario que las empresas de software ya están pensando que deberán enfrentar a partir de 2020, como consecuencia del fin de la Ley de Promoción del Software, que tiene fecha de vencimiento el 31 de diciembre de 2019. Esta norma, reglamentada en 2013, otorga beneficios como reducción de 60% en la alícuota de Impuesto a las Ganancias y un bono de crédito fiscal (para impuestos nacionales) equivalente al 70% de las contribuciones patronales.

 

"Si la ley no se renueva después de 2019 estaríamos en una situación más desfavorable. El Gobierno propone un paquete de reformas tributarias con una mejora general, pero la cuenta que hacemos en el sector muestra que esta baja general compensaría sólo el 50% del beneficio de la Ley de Software. Entonces, quedamos con un 50% por encima de gastos", indicó Ángel Pérez Puletti, CEO de Baufest, una una firma local que desarrolla software desde 1991.

Las empresas también estiman que el vencimiento de la ley aumentará la importación de software, en un mercado muy globalizado. "Nos va a quitar competitividad frente a sustitutos extranjeros. Por un lado, que vengan productos del exterior, de países donde los incentivos son muy fuertes; y por otro, en los Estados Unidos se comienza a achicar el outsourcing y el tipo de cambio está complicado. Se viene un momento complejo para el sector", destacó Gustavo Guaragna, CEO de la empresa Snoop Consulting.

Actualmente, las empresas que reciben estos beneficios deben cumplir con al menos dos de estas condiciones: hacer investigación y desarrollo, certificar normas de calidad y exportar.

Con todo, desde la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (Cessi), que agrupa a firmas del sector, mantienen una visión positiva y apuestan al diálogo con las autoridades para lograr contar con una ley similar o, como son sus expectativas, superadora. Pero los encuentros con los funcionarios se dan ahora en el marco de cambios importantes, que sorprendieron a los referentes de las empresas de software: la semana pasada finalmente desapareció la Subsecretaría de Servicios Tecnológicos, que encabezada por Carlos Pallotti impulsaba varios programas de apoyo al sector, entre ellos el Plan 111 Mil, que busca formar en los próximos cuatro años a 100.000 programadores, 10.000 profesionales y 1.000 emprendedores de las Industrias Basadas en el Conocimiento. Esos programas pasarán ahora a depender de la Secretaría de Emprendedores y Pymes.

Pallotti se despidió de su gestión remarcando que durante ese período de dos años se sentaron las bases para que la economía del conocimiento sea uno de los pilares de la recuperación económica, con la generación de 25.000 nuevos empleos y un aumento de u$s 800 millones en las exportaciones.

"Venimos hablando con el Gobierno y con varios sectores que tienen que ver con este tema sobre cómo hacer una ley superadora. Estamos en la agenda. La ley de promoción del software es la ley de creación de empleos del futuro que le permitía a la industria crecer al 12% anual en empleo. En 2004 trabajaban 15.000 personas en el sector y hoy son 100.000", destacó Aníbal Carmona, presidente de Cessi, quien advirtió que, en el contexto actual, aumentar las exportación de alto valor agregado es fundamental para el modelo de país.

Las empresas inscriptas en el régimen de promoción pasaron de 170 a más de 350 en apenas dos años. "Antes el 80% era de la Ciudad o del Gran Buenos Aires y eso se federalizó", agregó el presidente de la cámara.

Los datos de la Cessi muestran que desde 2004, con la Ley de Promoción del Software, se lograron exportaciones anuales por u$s 1367 millones, un aumento de 627%, a una tasa anual de crecimiento del 16% y ventas por u$s 3423 millones, 305% más desde el 2004, a una tasa anual de 10%.

"Estos dos años han sido muy dinámicos y de alto impacto, vamos a ver qué pasa con los nuevos actores. Las señales desde el Gobierno son importantes para evitar la desinversión en el sector", indicó Carmona.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día