Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Empresas de pirotecnia esperan salvar el año durante las fiestas

Con precios ajustados por inflación y ventas por debajo de años anteriores, los importadores y fabricantes de fuegos artificiales apuestan a recuperar mercado entre Navidad y Año Nuevo. Según datos de la cámara del sector, el gasto promedio en un kit de luces y color rondará los $ 500

Empresas de pirotecnia esperan salvar el año durante las fiestas

Si hay un rubro económico que espera ansiosamente fin de año para festejar es el de la pirotecnia y fuegos artificiales, cuyas ventas se concentran fuertemente en el mes de diciembre. "Este año, están por debajo de las de 2015, pero tenemos buenas expectativas", destacó Mario Ruschin, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Fuegos Artificiales.


La entidad agrupa a 17 empresas, entre fabricantes e importadores de pirotecnia, y emplea a 6000 personas. El 20% de los productos que se comercializan son nacionales y un 20% importados, un mix que se acentuó este año con la mayor apertura importadora, fundamentalmente desde China que es el principal productor, detalló Ruschin.


En cuanto al mercado local, "la tendencia va hacia la compra de pirotecnia más sofisticada con juegos de luz y colores, frente a los dispositivos que simplemente hacen ruido", afirmó el empresario. Estos kits son también más costosos, con precios que van desde los $ 300 a $ 3000 la caja con varios dispositivos interconectados.
Sin embargo, para celebraciones más austeras, también se consiguen luces de bengala por $ 10 a $ 30 la unidad. Los precios se ajustaron entre un 35% y 40%, acompañando a la inflación, y se estima que las ventas promedio se situarán en alrededor de $ 500 per cápita.


En los últimos diez años el consumo de pirotecnia creció en forma sostenida. Sin embargo, la cantidad de accidentes por su mala utilización se mantuvo estable. Desde la cámara del sector se impulsa una campaña para el uso responsable de estos productos y en contra de las medidas restrictivas que implementaron algunos municipios, permitiendo su uso solamente por parte de profesionales.


"La prohibición promueve el uso de pirotecnia clandestina u otras formas de festejo como los disparos, lo que incrementa aún más los riesgos", sostuvo Ruschin. "Nosotros abogamos por un mayor control por parte del Estado, y responsabilidad de los usuarios. Nuestros productos son fiscalizados y autorizados por la Anmac (Agencia Nacional de Materiales Controlados, ex Renar), y son fácilmente distinguibles porque en sus etiquetas figuran el número de inscripción del fabricante o importador, detalladas instrucciones para su uso, y la leyenda "prohibida su venta a menores de 16 años", detalló.


Entre las recomendaciones de los fabricantes para los usuarios, están las de no introducir la pirotecnia en frascos, botellas ni recipientes, ni sostenerlos con la mano, y alejarse de los niños y respetar a quienes no deseen participar del festejo.


En cuanto a las mascotas, principales víctimas de los estruendos, se recomienda mantenerlas en un lugar alejado, y sin objetos que puedan lastimarlas a su alcance. También es útil crear ruidos de fondo como música o televisión encendida para enmascarar los estallidos, colocarles tapones y una medalla de identificación por si llegan a escaparse y extraviarse. La idea es tomar precauciones para no empañar los festejos.