U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Empresas de la salud: en el podio de inversiones, ganancias y crecimiento

Las compañías del ámbito sanitario tienen una ventaja: trabajan con un bien inelástico. Por esta razón, la industria de la salud ocupa el podio de los ganadores en términos de inversiones en la Argentina.

Empresas de la salud: en el podio de inversiones, ganancias y crecimiento

El uso de los datos en la medicina está abriendo un abanico de oportunidades que trasciende la prevención, el diagnóstico y el tratamiento.

En la Argentina y en el mundo, la salud está cambiando. Una población mundial envejecida y el crecimiento de enfermedades crónicas han llevado a un insostenible aumento en los costos de salud. "El problema es que, en el paradigma actual, el valor de la atención médica está asociado a los costos y no a los resultados clínicos", postula Carlos Andreu, vicepresidente de South Atlantic de Medtronic.

Luego de un 2017 de baja rentabilidad, los protagonistas de la industria confían en que este año haya un recupero del sector, sobre todo, impulsado por grandes inversiones en investigación y desarrollo. Según Andreu, "formamos parte de un sistema de salud global que está enfrentando intensos desafíos económicos y clínicos".

En cuanto a los retos en el mercado local Fernando Lobos, ingeniero y director de Sinergium Biotech, marca el valor como uno de los principales: "Creemos que podrá haber movimientos de precios importantes principalmente en licitaciones asociadas al Estado, pero sin grandes variaciones en unidades". Por su parte, Miguel Blanco, director General de Swiss Medical, enfatiza: "Esperamos que 2018 sea el año en que se confronte la urgencia de reencuadrar el rol de cada subsector de la salud en el país dado que la fragmentación del sistema es uno de sus más grandes flagelos. Particularmente, el sistema privado de salud lleva años de precios controlados con costos crecientes".

Para José Marcilla, presidente y director General de Novartis Argentina, las expectativas sí son favorables. "Tenemos ambiciosos proyectos en marcha alrededor del Memorándum de Entendimiento que firmamos con el Ministerio de Salud de la Nación el año pasado. Este significa una inversión de u$s 155 millones para el período 2017-2020. El Memorándum abarca tres pilares: investigación clínica; lucha contra la enfermedad de Chagas y transformación digital de la salud", aclara Marcilla.

La innovación es en ese camino una de las variables más comentadas. "Es clave para lograr soluciones a los problemas de salud de la población y está en el centro de todo lo que hacemos en GSK", indica Rodolfo Civale, GM & VP Farma GSK Argentina & Cono Sur. "Para 2018, proyectamos que más del 70% de nuestras ventas incrementales provendrán de productos innovadores en áreas terapéuticas, como la respiratoria, HIV y vacunas", sintetiza.

En el camino de la innovación, para María Elena Barros, presidenta de Semperti, desde el punto de vista de la tecnología médica, los avances van a estar vinculados a la integración y explotación de volúmenes de datos de los pacientes cada vez mayores. "Con la centralización de las historias clínicas, los procesos de trazabilidad de los medicamentos y la digitalización de los estudios médicos que hoy ya son una realidad, el paso siguiente es poder procesar toda esa información y establecer perfiles y parámetros que hagan mejores políticas de medicina preventiva y diagnósticos tempranos". Su visión se completa con  el foco que muestran empresas como Google, Apple o IBM, que, desde un negocio originalmente tecnológico, hoy, tienen un ojo puesto en I+D en el área de salud.

Desde una visión más micro, Martin Sosa y José Boiero, fundadores de Stark Solution, empresa argentina especializada en el desarrollo de plataformas online de gestión médica, consideran que hay muchas falencias en lo que es la salud pública. Entre las oportunidades destacan mejorar la calidad de atención al paciente y bridnar herramientas que permitan dar agilidad a los procesos de gestión. "2018 va a ser un año donde habrá gradnes avances en la relación médico-paciente como, también, en sistemas que mediante el Big Data van a cambiar la forma de prevenir, diagnosticar y curar enfermedades", anticipan.

Invertir para crecer

Lobos anticipa que Sinergium Biotech tiene como prioridad la construcción de su planta de producción de antígenos para vacunas, "una inversión de 50 millones de dólares que será el foco de la compañía en los próximos dos años. Asimismo, estamos registrando nuestros productos en Latinoamérica para comenzar operaciones de exportación hacia fines del 2018".

De acuerdo con el responsable de Swiss Medical, la empresa lidera en la Argentina la inversión en infraestructura médica privada dedicada a la atención directa de pacientes. "Mas allá de los desafíos del sector, estamos encarando obras de infraestructura por un monto superior a los u$s 100 millones", agrega Blanco.  "Adicionalmente, Swiss Medical viene desarrollando un fuerte programa de innovación digital, incorporando tecnología en sus unidades de atención e importantes avances en conectividad digital con asociados y prestadores".

Por su parte, el ejecutivo de GSK entiende que el país logró posicionarse como líder en materia de investigación y desarrollo. "Este año, la investigación seguirá siendo una de nuestras prioridades estratégicas, con una inversión proyectada de u$s 35 millones. No menos relevante será la expansión de nuestra capacidad productiva. Durante 2018, planificamos invertir u$s 6,6 millones en la ampliación del área de efervescentes de la planta en San Fernando para la exportación a América Central y el Caribe".

Para Marcilla, de Novartis Argentina, la atracción de nuevos estudios se traduce en la creación de nuevas fuentes de trabajo. "Cada nuevo estudio que se inicia puede asimilarse a la creación de una PyMe. El año pasado, concretamos una inversión de $ 293 millonesen estudios clínicos en el país que permitió llevar a cabo 100 estudios en 680 centros de investigación, con la participación de más de 4.000 pacientes. Además, presentamos 17 nuevos estudios para aprobación de la Anmat" y dice que, "de cara al 2018, tenemos un prometedor plan de investigación clínica en la Argentina, y confiamos en que nuestra inversión en investigación y desarrollo tenga como resultado terapias innovadoras para los pacientes de la Argentina y de otros países gracias a la excelencia científica local. Cerramos 2017 con una inversión de $ 293 millones en Investigación y Desarrollo. Proyectamos un incremento del 18%, llegando a $ 345 millones".

Por su parte, Florencia Davel, General Manager South Hub Argentina & Chile en Bristol-Myers Squibb, informa: "Recientemente, anunciamos un plan de inversión de cara al 2020, por más de u$s 160 millones, focalizado en investigación clínica, programas de educación médica y apoyo a pacientes, el cual refleja las proyecciones y expectativas de desarrollo en el país en los próximos años".

Los desafíos de 2018

Según el ejecutivo de Sinergium Biotech, este año el desafío pasará por seguir contribuyendo al acceso de la población a las vacunas, que constituyen una herramienta de política sanitaria central. "El país cuenta con un amplio calendario nacional de vacunas gratuitas, uno de los más desarrollados de la región. Y es importante, continuar reforzando este liderazgo".

Para Florencia Davel, "en lo que respecta a la innovación y el desarrollo del sector de salud en la Argentina, consideramos que las compañías multinacionales juegan un rol preponderante. Gran parte de la investigación clínica de la región se hace en nuestro país debido a la excelencia de los recursos humanos y a los tiempos de aprobación de estudios clínicos que permiten una alta tasa de participación en protocolos internacionales. Entre los desafíos, creemos que todavía hay oportunidades en cuanto al mecanismo de otorgamiento de patentes y la necesidad de que entre en funcionamiento una Ley de Patentes. Esto permitiría proteger la innovación y estimular la inversión".

Y sigue: "El diferencial de una compañía como BMS es la innovación que traemos al país". Además, considera importante que se promuevan regulaciones y requerimientos que "impulsen el desarrollo del sector, acorten los tiempos y permitan que la innovación llegue lo más rápido posible a los pacientes que más lo necesitan". Resalta, al respecto, la experiencia de la regulación para la aprobación de estudios clínicos, que "busca acelerar los tiempos de revisión y mantener un cronograma de aprobaciones de medicamentos lo más cercano a FDA".

Desde el punto de vista de Novartis, "es necesario contar con políticas públicas a largo plazo que continúen alentando la inversión y que, al mismo tiempo, protejan la innovación. También es clave lograr una interacción colaborativa entre los distintos agentes -autoridades sanitarias, pacientes, profesionales y empresas- para lograr un sistema de seguridad social y salud sustentables". En este sentido, considera que gracias a los cambios regulatorios introducidos por la autoridad sanitaria a mediados de 2017, el país pudo atraer por primera vez estudios en fases tempranas y aumentar el número de estudios en general. "De hecho, Novartis Argentina está conduciendo estudios en esta materia. De todas maneras, todavía existen barreras a nivel de protección de la propiedad intelectual cuya remoción significaría que el país promoviera y respetara la innovación tal como lo hacen los países de la OECD, a la cual el país pretende acceder", resume. 

El ejecutivo de Swiss Medical sostiene que el sistema de salud tiene muchas y reconocidas fortalezas, siendo el acceso universal a la salud el principal. Sin embargo, al mismo tiempo, avisora "una tormenta perfecta que puede quebrar sus cimientos por falta de encarar reformas estructurales: actualizar el Plan Médico Obligatorio, crear una Agencia Nacional de Evaluación de Tecnología que aporte racionalidad al proceso de cobertura de nueva tecnología, una instancia de cobertura de enfermedades catastróficas, reformular la Ley de Empresas de Medicina Privada, encarar las reformas fiscales y tributarias que aplican a distintas instancias del sector salud en forma arbitraria e inequitativa, afectando la equidad en el acceso de la población a cobertura médica de calidad".

Y expone: "La ley vigente que regula las empresas de salud privada de la Argentina debería ser reformulada por completo. Si bien muchos de sus artículos aportan protección a los beneficiarios de la cobertura de posibles arbitrariedades de las empresas y deberían ser conservados, otros, como los que regulan los precios, sujetándolos a la aprobación de la autoridad económica, deberían ser modificados con urgencia". Blanco teme que la combinación de costos crecientes vinculados al curso de la economía, sumado a la inflación médica y la incorporación de nuevas coberturas al PMO, "en un marco de litigiosidad creciente y sin un marco de racionalidad que lo encuadre y de sustento a la acción de la justicia, es incompatible con la sustentabilidad del sistema privado de salud en el corto plazo".

En resumen, el principal desafío es el de profundizar la inversión en investigación y desarrollo. Es imprescindible por parte del sistema dar un paso adelante para descubrir productos originales, con patentes argentinas. El otro gran reto tiene que ver con mejorar la accesibilidad de estos productos a toda la población.

El arribo de la biotecnología

Un reciente informe de la revista Infotechnology que publica el grupo El Cronista Comercial, destaca que, en la actualidad el mercado mundial de medicamentos mueve más de un billón de dólares en el mundo, de los cuales u$s 220.000 millones corresponden a medicamentos biotecnológicos. Se trata del 21% del total y se proyecta que crecerá al 28% para 2020, según cifras que maneja la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (Cilfa). Los grandes players invierten altas sumas de dinero para encontrar moléculas y activos que prometen convertirse en tratamientos efectivos para mejorar la salud.

El desembarco de la tecnología de los biosimilares expande los mercados y genera competencia, lo que implicaría una baja en los precios de entre 20 y 40%, según Cilfa. "Cuando hay un solo proveedor de algún insumo, el precio es uno solo. Cuando hay competencia y nuevos jugadores, los precios bajan. Esto permite un menor gasto en salud pública para el Estado y un mayor acceso para la población. En general, los nuevos tratamientos son muy caros, pero tranquilamente se puede hacer en el país y en la medida que se establezca la competencia, bajarán los costos", destaca Gabriela Ciccia, directora de la Cámara Argentina de Biotecnología (CAB).

Según Fernando Lobos, de Sinergium Biotech, "la innovación incluye no solo el desarrollo de nuevos productos sino también la implementación de técnicas nuevas de producción o de control de calidad que permitan una mayor eficiencia en los procesos, bajen costos o mejoren la calidad. En particular en el ámbito de las vacunas. El área de biotecnología es innovación por definición ya que requiere la búsqueda constante de nuevas maneras de hacer las cosas".

Asimismo, en el ámbito de la biotecnología, el Laboratorio Gador pondrá en marcha una nueva planta de productos oncológicos y ampliará su planta actual con una inversión de u$s 79 millones, mientras que Wiener Lab invertirá  u$s 1 millón en el desarrollo biotecnológico de proteínas recombinantes para el diagnóstico de enfermedades infecciosas.  Grupo Argenomics destinará  u$s 5 millones para desarrollar, en Pilar, una plataforma para producir terapias celulares, terapias génicas y diseño de tejidos para la industria biotecnológica. Terragenes, en Santa Fe, está llevando a cabo desarrollos para el control de esterilidad, compitiendo con empresas multinacionales y exportando a China.

Un futuro que goza de buena salud

A modo general, el mercado local se esperanza con un fuerte ingreso de inversiones en I+D del sector, lo que significará también exportación directa de servicios de Argentina al mundo. La investigación clínica no sólo es beneficiosa para los pacientes, que pueden acceder a tratamientos de innovación, sino también para los investigadores y el sistema sanitario, ya que dinamiza áreas muy profesionalizadas generando puestos de trabajo de alta calidad.

En línea con ello, para la directora de la CAB, los países con industria y políticas públicas propias deben basarse en sus fortalezas. "Nosotros tenemos áreas donde hay tradición y otras por desarrollar. Una en la que hay tradición, tanto en recursos humanos calificados como en infraestructura de producción industrial es en el área de las ciencias biológicas. El futuro habla de la industria 4.0, la digitalización, la Internet de las Cosas y la robotización. Todos estos procesos de nuevas formas de producir darán lugar a otras industrias y a startups, por ejemplo, de nuevos diagnósticos y de prevención de enfermedades. Si la política pública, como ya estamos viendo, favorece a través del Ministerio de Producción y el Ministerio de Ciencia estas consolidaciones, es deseable que estas empresas comiencen a pensarse globalmente y brinden su servicio no solo en Argentina, sino también en el exterior".

Y continúa: "Hay mucha gente desarrollando nuevos tratamientos con el fin de atraer inversores e industrias multinacionales para invertir en desarrollos tempranos, y en productos que lleguen al mercado internacional y contribuyan a prevenir enfermedades".

Para Ciccia, en el año 2018, "cualquier tipo de empresa que no piense que el mundo está cambiando; si no se preocupan por desarrollar nuevos tratamientos con estas tecnologías como la biotecnología, la nanotecnología o la de sensores, no va a tener oportunidad para abrir nuevos mercados. Somos un país chico, que no forma parte de las economías líderes entonces, para ser competitivos, introducir nuevas tecnologías en los procesos de producción también permite reducir costos y lograr nuevos desarrollos. Hoy, cualquier industria tiene que pensar cómo afrontar nuevos mercados de nuevas maneras, sino no va a existir".

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar