Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Eliminaron topes a los precios de pasajes aéreos, que podrían aumentar hasta 20%

La determinación se publicó ayer en el Boletín Oficial y puso fin a las restricciones a los valores que se habían impuesto en 2002. Aéreas estudian su estrategia

El Gobierno de Mauricio Macri volvió a derribar una de las barreras que había reforzado el kirchnerismo, y que en este caso afectaba al sector aerocomercial.
A través del decreto 294/2016, que se publicó ayer en el Boletín Oficial, se puso fin a la regulación de las tarifas de pasajes aéreos de cabotaje, que desde septiembre de 2002 tenían un techo que fijaba el Estado. Así, las compañías podrán entonces cobrar lo que consideran para cada tramo, sin necesidad de buscar el visto bueno de las autoridades previamente.

Según los argumentos del Gobierno, esta medida tiene que ver con que se buscará "compensar los desequilibrios" para "viabilizar la continuidad de las empresas prestatarias".

Esta nueva reglamentación rige ya desde el primer minuto de hoy, por lo que habrá que ver cuál es la política que adopta cada compañía.

Según las consultas que pudo realizar entre diferentes protagonistas del mercado, esto podría hacer ver un incremento en las tarifas de entre un 15% y un 20% en un principio, aunque luego se podría dar otra tanda, dependiendo de cómo evolucione el mercado.

"Habrá que analizar primero cuál es el margen que tenemos porque esto pega de forma directa en el nivel de la demanda, aunque la realidad nos muestra que las tarifas precisan un retoque desde hace tiempo. Posiblemente se aplique algo en una primera etapa y después quede abierta la puerta para otro tanto", sostuvo una de las fuentes consultadas.

Esa necesidad de revisión de las tarifas tiene que ver con que el último aumento que había permitido el gobierno de Cristina Fernández se dio a fines de 2014, y había tocado el 16%, "una cifra que descomprimió un poco en ese momento, pero que rápidamente quedó vieja", dijo uno de los empresarios.
Ahora, según explica el decreto 294/2016, "cada empresa podrá determinar libremente los precios".

Entre los considerandos de la medida se afirma que "el Estado Nacional debe fijar las políticas que coadyuven a compensar los desequilibrios que se adviertan, en el ámbito del transporte aerocomercial a fin de viabilizar la continuidad de las empresas prestatarias, su fortalecimiento y desarrollo en el sector".

Asimismo, la decisión apunta a "alentar la incorporación de nuevas empresas en el mercado, la conservación y creación de fuentes de empleo directo e indirecto a consecuencia del desarrollo de la actividad". Entre los argumentos se señala también que con la medida se busca "fomentar la actividad aerocomercial a través de un modo más dinámico de fijación de las tarifas a percibir por el servicio de transporte aéreo".

Según el decreto, el régimen –modificado en 2006 y extendido en 2012 con la aplicación de una Tarifa Máxima II– "ha dificultado el desarrollo de la actividad aerocomercial".

"Resulta conveniente readecuar el esquema tarifario vigente para el transporte aerocomercial y establecer solamente tarifas de referencia, suprimiendo la determinación de las tarifas máximas", agrega la norma.