El virus que pone en jaque a la manzanita

Apple confirmó que no va a cumplir con sus objetivos de venta y culpa al coronavirus por problemas de producción.

A solo tres semanas de haber publicado un pronóstico en el que anunciaban cuántas unidades venderían en el primer trimestre del año, Apple confirmó en un comunicado que no podrá llegar al objetivo como consecuencia del coronavirus que se desató con más violencia en Wuhan, la ciudad en la que su fabricante, Foxconn, tiene una de sus mayores fábricas. La empresa, que reportó ingresos por u$s 260.000 millones el año pasado, sufrió una inmediata pérdida de valor en alguna de las mayores bolsas como consecuencia de la noticia, algo que se mantuvo durante todo el día. 

Aunque no es la única empresa tecnológica afectada por el brote del virus sí es la más perjudicada. Se explica de dos maneras: desde el lado de la oferta y desde el lado de la demanda. Hasta hace pocos días, la empresa de la manzanita tenía a su mayor fábrica en cuarentena, lo que demoró la fabricación de teléfonos pero también puso en pausa posibles nuevos modelos para el año, entre ellos el esperado "iPhone barato".

Por otro lado, son los mismos chinos los que representan la mayor demanda de teléfonos y esa desaceleración de la demanda también impacta en su bottom line. Así las cosas, la empresa ya no espera facturar los u$s 67.000 millones que había reportado solo tres semanas atrás y se niega a realizar un nuevo pronóstico dadas las circunstancias en su segundo mercado más importante: al cierre momentáneo de fábricas se le sumó la clausura de locales minoristas. 

Lo que sí confirmaron desde la empresa es que la salida del "iPhone barato" no se pospondría. "El trabajo de las fábricas está comenzando a reanudarse alrededor del país pero estamos experimentando un retorno más lento a condiciones normales ", dijo el CEO de la empresa, Tom Cook, en un comunicado. A pesar de un posible desabastecimiento en la producción, Apple decidió mantener sus planes para el lanzamiento en marzo, aunque estos "aún están abiertos al cambio".

El nuevo modelo económico de Apple saldrá con el nombre de "iPhone SE 2" y costaría u$s 400. Su diseño se basará en el del iPhone 8 y mantendrá Touch ID, aunque sin reconocimiento facial, y sumará un procesador potente, el A13, exactamente el mismo del iPhone 11, el último en salir al mercado. Para los consumidores argentinos puede ser una buena noticia: el precio del último iPhone rompió récords y se posicionó por encima de los u$s 1.000: este nuevo modelo será más accesible para "bolsillos devaluados".

Tags relacionados