Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

"El sistema de pagos en la Argentina está agotado, no hubo inversión"

Javier Buitrago es el country manager del proveedor de servicios de pago online PayU en la Argentina. Nacido en la provincia de Córdoba, desarrolló su experiencia en el sector de comercio electrónico en el mercado local y también en Brasil, Estados Unidos, México, Chile, Uruguay y Perú. Fue gerente General de Despegar para Chile y Perú y pasó a ocupar el mismo cargo para la compañía PointPay

El comercio electrónico en la Argentina fue imparable en los últimos años, con crecimientos de doble dígito año a año. Sin embargo, en el mercado local todavía hay muchas trabas para su total desarrollo. Javier Buitrago –country manager de PayU Argentina, proveedor de servicios de pago online– compartió su visión del sector.
– ¿Cómo fue el año pasado para la compañía en la Argentina?
– Fue un muy buen año, pero estamos en un sector donde los números contagian. El e-commerce en la Argentina creció el 61,7% y para este año esperamos una tasa de crecimiento similar. Cuando vemos lo que falta desarrollar, nos entusiasma mucho. En la Argentina hay 603.000 empresas registradas y un millón de pymes y claramente la menor parte tiene una pagina web para vender. El mundo ya demostró que todo producto o servicio se puede vender online.
– ¿Dónde están las trabas para alcanzar lo que falta?
– Estamos en un país que acaba de declarar la emergencia energética hasta 2017. Nos está yendo fantástico, pero si tuviéramos cosas normales, como que no se corte la luz, podríamos tener muchísimo más. Las empresas de energía en la Argentina son una barrera de desarrollo. En telefonía es lo mismo. ¿Cuál fue la inversión de esas empresas en los ‘90 y en los últimos diez años? ¿Cuál es el nivel de servicio que ofrecen en otros países donde operan? No invierten y no hay innovación. El 4G llegó a medias y el usuario final no lo ve. La penetración del e-commerce sobre el retail en general es menor al 2% y a nivel global ya está superando el 10%. – ¿Qué opina del recargo del 5% para los paquetes turísticos pagados en efectivo?
– El foco de mejorar la bancarizacion penalizando el uso de efectivo es equivocado. El sistema de pagos en la Argentina está agotado. La penetración de pagos electrónicos sobre el total de pagos es del 23 por ciento. En Estados Unidos está en el 50%. ¿Por qué acá hay tanto uso de efectivo? Hay que eliminar el cepo al sistema de pagos, que está manejado por Visa Argentina. ¿Cómo se explica que no podamos pagar con tarjeta de débito en el e-commerce? No es un tema técnico o de fraude, es comercial. Cuando el arancel de la tarjeta de crédito es del 3% y para la tarjeta de débito es del 1,5%, hay un tema de incentivos. Hay gente que usa efectivo porque el sistema de pagos no le da una opción. ¿Que kiosco te permite pagar con tarjeta?, ¿qué taxi?. El sistema de pagos no invierte desde los ‘80. Vamos a comercios donde se corta una llamada telefónica para pasar una tarjeta. O se entrega la tarjeta a un mozo, que se va media hora, y se hace un acto de fe. Hay un player que define todo, cuando tiene que hacerlo el Banco Central. Visa tiene una penetración del 75 por ciento.
– ¿Qué tendencias en pagos electrónicos pueden llegar a la Argentina en el corto plazo?
– El nuevo gobierno es pro-empresa y pro-tecnología y hay barreras que se van a desbloquear. El sistema de pagos hoy bloquea la oferta del mobile post, un lector de banda magnética que se pone en el celular y permite cobrar con tarjeta de crédito sin alquilar un posnet. Podés vender en una feria de barrio con tarjeta de crédito a través del celular.
A los bancos les cierra el negocio aunque la bancarización sea menos del 30%. Pero hay otro tipo de empresarios, como nosotros, con una mirada más global, que vemos la oportunidad. Acá lo que no hay es oferta. Lo players somos pocos y globales porque tenemos que tener una espalda enorme para manejarnos en un mercado tan cerrado. Mientras hay medidas más seguras, en la Argentina se sigue pidiendo el CVV (número al dorso de la tarjeta de crédito), que lo único que dice es que el ladrón tiene tu tarjeta en su poder. Los medios de pago tienen que ponerse al día con la necesidad de los empresarios.