Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mercado del arte en Buenos Aires vive su apogeo en el último trimestre

En las subastas aparece una mayor oferta y las mejores obras. Una de ellas, ya consiguió ventas por más de u$s 1 millón, monto que no había sido alcanzado en subastas anteriores

Otoño de Fernando Fader se revalorizó 700% desde su última adquisición

Otoño de Fernando Fader se revalorizó 700% desde su última adquisición

Siempre el último trimestre del año, la actividad del mercado y la cultural de la ciudad representan el mayor momento de apogeo. Los artistas desean exponer en este periodo equivocadamente, ya que luego ante el poco movimiento del verano no se logra capitalizar la difusión de su exposición. Es por ello que aconsejo que sus exposiciones las hagan en el primer semestre. En las subastas también recién aparecen las mejores obras a fin de año como lo demostró la reciente subasta de casa Roldán que logró ventas superando el u$s 1 millón, cifra que no había sido lograda en subastas del año. Sólo en octubre se produjeron 8 subastas que fueron activas en la medida de la oferta que ofrecían.

Muy bueno fue el desempeño de la casa Azur, que inauguró una nueva sala en Arenales y Suipacha y logró colocar el 70% de lo ofrecido que era un conjunto ecléctico y para todos los gustos. Desde un lindísimo paisaje de la Plaza Garay, que estaba frente a la casa de su autor Pío Collivadino, que trepó a u$s 53 mil pese a su mediano tamaño de 40x50 centímetros; un atípico Leopoldo Presas de los sesenta que alcanzó los u$s 31 mil, hasta un Vito Campanella que también se vendió en u$s 31 mil.

La Galería Roca vendió muy bien una obra de Adolfo Nigro en u$s 15.500 y un Carlos Alonso en u$s 11.000.
En Arroyo, un típico Pedro Figari fue disputado y se pagó u$s 42 mil, este autor se vende en mayores precios en Montevideo y en Nueva York, aunque el mercado de Buenos Aires ha sido donde mayor cantidad de sus obras se han vendido.

Un autorretrato de Miguel Diomede alcanzó los u$s 23 mil y un mediano Macció los u$s 19 mil. Roldán se afirma como la más fuerte vendedora de arte nacional.

Un lindísimo Quinquela, que pertenecía a una colección tucumana, logró los u$s 209 mil, el mayor precio del año en subastas locales. Un paisaje cordobés de Fernando Fader de 1919 que había sido comprado por Eduardo Tornquist ese año en $ 4 mil (u$s 23.600 de hoy), estaba en la colección de Pancho Gowland quien era un importante marchand privado y pedía hace diez años unos u$s 105 mil. Ahora sus herederos lograron u$s 171.000 que es el precio normal de dichos paisajes del maestro y significa que se valorizo un 700% en moneda constante.

Un importante Rómulo Macció de 1965, subió hasta u$s 103 mil y un lindísimo trabajo de Ricardo Carpani logró u$s 60 mil.

En Martín Saráchaga se destacó el buen precio de otra obra de Adolfo Nigro en u$s 30.000, confirmando el interés por las obras de este rosarino con raíces también charrúas. Una pequeña acuarela de Prilidiano Pueyrredón llegó a los u$s 28 mil. Octubre ha sido el mejor mes de ventas en subastas y mañana -sábado 29- hay un evento anual extraordinario que es la Noche de los Museos, que nos permite visitar 240 espacios diferentes en forma gratuita en la ciudad, desde las 20 hs. hasta las tres de la mañana, siete horas a todo arte y que además nos permiten conocer lugares extraordinarios, como el Palacio Pizzurno, el Ministerio de Educación en Rodríguez Peña y Marcelo T. de Alvear con una muestra de Claudio Gallina y una colección propia fuera de serie.

También en la Alianza Francesa (Av.Córdoba 946) se puede disfrutar una muestra de Pérez Celis con sus obras realizadas en París, que su familia ha reunido para la ocasión. También en La Boca, hay que ir al Museo Quinquela Martín con gran colección y muestras y al lado la Fundación Proa con la más importante exposición del año, la del ruso Malévich.

Buenos Aires es la privilegiada con tantos salones de arte, el mejor Tango y los mejores restaurantes del continente, prueba de ello es que la Academia Iberoamericana de Gastronomía ha nombrado a la Ciudad como Capital Iberoamericana de la Gastronomía (2017). Un lujo la ciudad con arte, música, gastronomía y un mercado de arte que busca crecer.