Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El mercado del arte cerró una década con bajas en las ventas y subas de precios en dólares de solo 12%

Las pinturas promedio se vendían en $ 40.000 de hoy y en 2015 a un promedio de $ 47.000. En términos de dinero se vendió 20% menos respecto de 2014 y un 12% menos de lotes

Hace una semana comencé a escribir mi próximo libro que se llamará "Mercado de arte", donde me preocuparé por narrar mi experiencia en el mismo durante las últimas cinco décadas, desde que compré mi primera pintura de Eugenio Daneri.
Estoy en el proceso de releer todo lo que escribí al respecto en varias publicaciones locales internacionales en las últimas décadas. En 2005, en un artículo que titulé "El arte de invertir en arte en el país", contaba que las principales casas de subastas en el mundo vendían 63.000 obras y unos u$s 6000 millones, es decir un promedio de venta de 100.000 dólares.
Diez años después venden cinco veces más en volumen y ese ha sido el aumento de precios, y la cantidad de obras sigue estable. Contaba que en Buenos Aires había 10 casas de subasta y que vendían u$s 21 millones, hoy son menos casas y menos ventas (exactamente la mitad).
Las pinturas promedio se vendían en u$s 2756 ($ 40.000 de hoy) y en 2015 se han vendido 3200 obras en 136 días de remate, a un promedio de u$s 3280 ($ 47.000), es decir que el precio promedio en la Argentina y en remates subió solamente un 12% en dólares, con lo cual ni cubre la inflación del dólar (seguimos cuesta abajo en la rodada).
En términos de dinero, se vendieron 20% menos respecto de lo logrado en 2014 y un 12% menos de lotes, a raíz de la baja económica desde hace cuatro años (2011 a 2015), el cepo, la falta de compradores extranjeros y en especial por la baja calidad de oferta. Nadie se quiere desprender de sus tenencias en arte; todos prefieren hacerse de liquidez con otros activos.
Sólo cuatro obras se vendieron en más de u$s 100.000, y eran tres de Fernando Fader y una de Thibon de Libian.
Hace diez años el mercado local había crecido un 40% anual ( 2004 al 2005), y aparecían grandes obras de Pettoruti, Quirós, Fader, Molina Campos, Curatella Manes y Soldi a la venta. Hoy ya no aparecen más en las ventas públicas. Las casas de subasta en el mundo dan garantías de venta a los consignantes (vendedores) y también financiación a los compradores, hasta algunos pagan con su tarjeta de crédito para acumular millas.
Acá todo es al contado y siempre con cláusulas de venta que sólo eximen de responsabilidad a los intermediarios que subastan. Esto tiene que cambiar, cuando hay hipotecas para comprar inmuebles a 20 y 30 años, no vemos por qué no se puede financiar a largo plazo la compra de arte con garantía prendaria.
En el caso de las galerías de arte tampoco hay crecimiento, para aquellas que venden arte que proviene directamente del artista, o sea las ventas primarias, la mayoría de las galerías deben cerrar antes de los dos años, no pueden pagar ni el alquiler ni los gastos de promoción.
Una mera exposición con marcos, catálogo y pequeña difusión por Internet significan una inversión mínima de
$ 50.000, con lo cual generalmente no venden y además el artista debe dejar en el mejor de los casos dos obras para terminar a mano y no deberle al galerista por dichos gastos.
Participar en alguna de las 400 ferias de arte que hay en el mundo significa invertir entre u$s 30.000 y u$s 150.000 por feria, evento que dura entre tres y siete días. Con los bajos precios del arte argentino esto representa ventas de entre 30 y 10 obras para salir ‘a mano’, y la verdad es que no lo pueden lograr.
Los premios de los salones oficiales o privados también tienen escasos recursos y poco atractivo. Spilimbergo, con un primer premio, se compró una casa de 120 metros cuadrados en Unquillo que hoy es su museo; ahora si te descuidás el premio es menos que el valor de la obra vendida en el taller del artista (el gran premio de 1975 en el Salón Nacional fue de 1100 dólares!!!).
Pero basta de pálidas, nuestro mercado es chico y solamente puede crecer. Los artistas tienen mayor reputación social que en el pasado y sólo el 1% puede vivir de sus ventas, pero esto aumentará, no dudo que se puede!!!.
Se vende en algunas galerías en 12 cuotas en pesos sin interés (con inflación del 40%) significa una rebaja del 20% y además la tranquilidad de cuotas pequeñas. No dudo que este 2016 será un gran año y espero contarles maravillas dentro de doce meses.
Feliz Año para todos y disfruten del Arte.