Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El mercado de arte argentino tiene poco volumen pero crece a ritmo acelerado

Aunque es de bajo volumen en ventas, de unos u$s 10 millones, el mercado de subastas porteño es activo en cantidad de remates. Están centradas en las obras de argentinos

El mercado de subastas porteño es de bajo volumen de ventas, ya que ronda los u$s 10 millones, pero es muy activo en cuanto a cantidad de remates y a la difusión de los mismos, tanto en medios gráficos como ahora en las redes sociales.
Hace tres décadas, las ventas estaban centradas en pintura europea, platería y mobiliario; muy poco arte argentino salía a subasta. Los únicos que hacían remates de arte nacional eran Jorge Feinsilber, en la Sociedad Hebraica, Enrique Scheinsohn, Alvaro Castagnino y el Banco de la Ciudad de Buenos Aires. Las estrellas en ventas eran artistas como Berni, Castagnino, Spilimbergo y Figari.

Desde hace dos décadas es solo el arte de los argentinos el que mantiene las ventas de las 10 casas de subasta porteñas. Son Quinquela Martín, Fernando Fader, Cesáreo Bernaldo de Quirós, Antonio Berni, Alfredo Gramajo Gutiérrez, Raúl Soldi, Florencio Molina Campos, Pío Collivadino, Leopoldo Presas, Ricardo Carpani, Eugenio Daneri, Vito Campanella, Nicolás García Uriburu aquellos que tienen mejor mercado y un alto índice de ventas.

La histórica casa Roldán es la que lidera hoy las ventas de grandes precios, con cuatro subastas anuales, donde además de los maestros tradicionales, incorpora artistas contemporáneos y de vanguardia, logrando grandes ventas de Rómulo Macció, Ernesto Deira y Antonio Seguí, entre otros. En su amplio espacio de la bajada de la calle Juncal, siempre hay lotes valiosos y que alcanzan buenos precios; este año una importante obra de Deira alcanzó u$s 115.000, cifra que únicamente se obtenía en subastas de Nueva York; un pequeño paisaje italiano de Pettoruti (29 x 23 cm) se vendió en u$s 57.000; un Carpani llegó a los u$s 57.000 y un Sarah Grilo, a los u$s 54.000.
Desgraciadamente se cayó la venta de un estupendo Kenneth Kemble, que había sido pujado hasta u$s 87.000 y se está ofreciendo en venta privada.

Hace 20 años que la casa Arroyo realiza numerosas subastas, un promedio de nueve por año con un variado catálogo y valores desde u$s 100 y algunas grandes obras que superaron los u$s 100.000. Este año vendieron en u$s 53.000 un retrato de niño de Eugenio Daneri, y lograron el precio récord de Alfredo Gramajo Gutiérrez en u$s 152.000; una obra de Luis Tomasello logró u$s 55.000.

Es sorprendente la cantidad de obras que recibe Martín Saráchaga para sus cuatro subastas anuales. Vendió un lindísimo Antonio Berni de la década del 40 y gran calidad en u$s 165.000; una importante obra de Jorge Bermúdez, en el récord de u$s 94.000 y un famoso Daneri, "El libro de Misa", en u$s 67.000.

La casa Saráchaga de la calle Juncal, comandada con José Antonio Saráchaga y su equipo, presenta variados remates con buenas pinturas y esculturas nacionales y extranjeras, y mobiliario y platería de calidad; también buenas ventas de bibliotecas y libros. Un lindísimo Quirós logró u$s 107.000 y un Gramajo Gutiérrez, u$s 55.000.
 

Naón realiza también cuatro subastas, dos importantes y las otras generales. Vendió un lindo Quinquela en u$s 50.000 y en su remate de las últimas 48 hs. ofreció un conjunto de obras del mayor anticuario argentino, que debe estar limpiando su inventario.

Bullrich Gaona Wernicke es una de las más importantes casas de subasta y tiene un fabuloso local en la calle Maipú, que fue edificado para la galería de arte Velázquez y tiene hasta talleres para pintores. Son interesantes y divertidos sus remates, con objetos de todo precio. Este año sorprendió la venta de una primitiva pintura de los 60 de Luis "Tatato" Benedit, que logró u$s 50.000.

Creemos que el Banco de la Ciudad pronto recobrará su gloria pasada; en su local de la calle Esmeralda debuté como comprador de arte hace mas de 50 años. Y era el programa preferido ver sus lotes a la venta y sus subastas; tiene el mejor equipo de tasadores y expertos, tanto de joyas como de arte, comandado por la conocedora Cristina Alonso. No dudo que será protagonista en el próximo año.

Galería Azur es muy activa y realiza muchas veces originales remates con obras de un sólo autor; ahora lo hará con Santiago Cogorno. Organizan una decena de remates y tienen nueva sede en Arenales y Suipacha, donde era la galería El Mensaje.

Hay también otras galerías (Verbo, Aguilar, Minerva) que venden lotes de bajo valor, pero con un buen volumen y cuando hacen un remate especial, como lo hizo Verbo, logran buenos precios. Sorprendieron este año ventas en altos precios de bronces de Curatella Manes.

Buenos Aires es muy atractivo para la compra de arte y el mercado crece sin pausa.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar