Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El grupo español Prisa busca definir la venta de su editorial Santillana

El holding dueño del diario El País negocia ceder sus acciones en la mayor editora de libros escolares de Ibeoramérica para obtener no menos de u$s 1600 millones

El grupo de medios de comunicación español Prisa anunció ayer que espera definir en las próximas semanas ofertas por su editorial Santillana, dedicada a la publicación de libros de texto educativos con más de 20 filiales en América Latina, Europa y los Estados Unidos, incluida la Argentina, en donde es una de las mayores editoriales de libros de estudio del país.

“Continúa el proceso de venta de Santillana que pasó a la segunda fase tras el acuerdo unánime adoptado en la última reunión del Consejo de Administración, y se esperan ofertas vinculantes en las próximas semanas”, explicó la compañía europea mediante un comunicado publicado en su página de Internet.

De este modo, el grupo, que en España es dueño del diario El País y de la radio Cadena Ser, entre otros activos vinculados al negocio de las comunicaciones, buscó desmentir que el proceso de venta esté en un “punto muerto”. Es que la compañía ya había anunciado sus intenciones de ofrecer su editorial en noviembre del año pasado.

Con todo, notas publicadas en medios españoles hablaban de “desencuentros” entre los miembros del Consejo de Prisa por los pocos avances que tuvo hasta ahora la operación para encontrarle nuevo dueño a este “activo estratégico”.

En el comunicado, el grupo español también aclaró que la apertura de la segunda fase en el proceso de venta fue decidida luego de un acuerdo unánime adoptado en la última reunión del Consejo, hace tres semanas.

“Se están valorando diferentes alternativas entre las que se incluye una eventual desinversión, total o parcial, en el capital social de Grupo Santillana Educación Global, para lo cual la Sociedad ha iniciado el correspondiente proceso formal”, dijo la empresa.

Para los medios europeos, las empresas que tienen mayores posibilidades de afrontar la compra de la editorial son la española Planeta y la alemana Bertelsmann. En este sentido, se especula que Prisa quiere desprenderse del 75% de las acciones que posee en Santillana por unos u$s 1600 millones.

Y aunque se publicaron versiones sobre otras posibles desinversiones, como Radio Caracol de Colombia, o Media Capital de Portugal, ayer un vocero del grupo español salió a aclarar que no existe ninguna negociación para ponerle cartel de venta a ningún otro activo de Prisa.

En cuanto a Santillana,se trata de una de las principales empresas de libros educativos en Iberoamérica, con más de cinco décadas de historia.

El año pasado, obtuvo su récord de resultados con ingresos que superaron los u$s 720 millones, un 5,4% más que el ejercicio anterior. Para el Grupo Prisa, se trata de una de sus empresas más rentables. Actualmente es la compañía líder en España y América Latina en la creación de contenidos y servicios educativos, con más de 98 millones de libros vendidos en 2015.

Cuenta con presencia internacional en 22 países. Desde marzo de 2000, Santillana forma parte de PRISA, el primer grupo de medios de comunicación en los mercados de habla española y portuguesa, líder en educación, información y entretenimiento, al que aportó en 2014 el 27% de sus ingresos.

En el caso de Argentina y según datos de 2015 publicados en el balance de la editorial, los ingresos de Santillana por sus ventas en el mercado local representan un 3,5% del total de la región. En este sentido, sus principales mercados son Brasil (34,4% de los ingresos); España (17,9%) y México (14,3%).

En 2014, Santillana llegó a un acuerdo con el gigante global Penguin Random House y le vendió varios de sus sellos de ediciones generales, entre ellos, Alfaguara, Taurus, Aguilar, Altea, por más de u$s 77 millones.