LA OPERACIÓN TAMBIÉN INCLUYE EL TRASPASO DE RADIO SPLENDID

El grupo Moneta le cede el control de la Rock & Pop a Matías Garfunkel

Finalmente, la FM pasó a manos del propietario de Vorterix como parte de una propuesta para terminar con un juicio por estafa iniciado por el empresario al ex banquero

Tras haber estado enemistados durante varios años por problemas de deudas y causas judiciales precisamente vinculadas a los negocios que habían realizado en conjunto, ayer Matías Garfunkel y Raúl Moneta, en realidad sus hijos, terminaron de sellar la paz.

Lo hicieron cerrando un acuerdo mediante el cual los herederos del ex banquero mendocino actualmente aquejado por una grave enfermedad, ceden las radios Rock & Pop y Splendid al actual propietario de la FM Vórterix.

El acuerdo también incluye el edificio de la calle Conde, del barrio porteño de Colegiales, donde actualmente operan las otras radios del grupo Moneta: las FM Metro y Blue, y la AM Splendid. En tanto, las instalaciones ubicadas sobre la calle Freire serán mantenidas por los Moneta, así como las señales Metro y la AM Belgrano, hoy rebautizada como Radio 9.

La operación fue anunciada ayer a la tarde por los hijos de Moneta a los empleados del grupo, y luego trascendió en los medios periodísticos, aunque ninguno de los involucrados quiso hacer declaraciones a El Cronista. Otras fuentes aseguraron que el traspaso forma parte de una propuesta para terminar con un juicio por estafa que le inició Garfunkel a Raúl Moneta luego de haber salido de la sociedad que ambos formaron en 2010 para adquirir el grupo de medios que hasta ese momento era controlado por los mexicanos de CIE.

A principios de ese año, Garfunkel aportó u$s 18 millones de los u$s 30 millones que costó la toma del control de Rock & Pop; Metro; Blue y las AM Splendid y Belgrano. También realizó aportes adicionales por u$s 8 millones para futuros aumentos de capital.

Tras la operación, ambos empresarios intentaron adquirir también las acciones de Telecom Argentina en manos de Telecom Italia. Y si bien la operación finalmente quedó en la nada porque el holding italiano desistió de salir de la operadora de telecomunicaciones, fue el inicio del divorcio conflictivo entre los dos empresarios. Garfunkel abandonó la sociedad y demandó a su ex socio buscando recuperar el dinero aportado. Casi en forma paralela, se asoció con el empresario Sergio Szpolski para gerenciar el grupo de medios oficialistas compuesto por los diarios Tiempo y El Argentino; el canal de noticias CN23; las radios América y Del Plata y las revistas Newsweek y Veintitrés.

Luego, la misma dupla pasó a controlar otra FM: La Uno, de Radio Rivadavia, que comenzó a ser gestionada artísticamente por Mario Pergolini y cambió de nombre por el de Vorterix. Allí, el periodista conduce todas las mañanas su programa Cuál Es. Ayer, no quedó claro si el traspaso de la Rock & Pop y Splendid también incluye a Szpolski.

Por otro lado, la operación merecerá la opinión de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), por eventuales incumplimientos a la Ley de Medios.

Es probable que Martín Sabbatella, titular del organismo, deba aclarar si el traspaso está alcanzado por alguno de los artículos de la norma o si Garfunkel debe presentar un plan de adecuación tal como lo hicieron más de una decena de grupos de medios, incluyendo a Clarín.

De hecho, el grupo Moneta presentó el año pasado descargos ante la Afsca a través de dos de sus sociedades. Por un lado, Radio Libertad, a cargo de las señales de Belgrano (hoy Radio 9), y Blue. Por otro, Radiodifusora Buenos Aires, que controla Splendid y Rock & Pop y que tiene lazos con la sociedad dueña de la Metro. En el caso de Garfunkel, hasta ayer en la página web de la Afsca no figuraba ninguna presentación.

 

Tags relacionados