SER A DE 26,6 MILLONES DE QUINTALES, FRENTE A 28,3 MILLONES ESTIMADOS EN DICIEMBRE

El granizo y el fuerte calor limitarán el crecimiento de la cosecha de uva

Pese a esta baja por accidentes climáticos de enero y febrero, la vendimia será 18% superior a la de 2012, que había sido muy escasa. El stock es acotado, a cinco meses

En lo que va del año, el granizo y el fuerte calor afectó a diferentes regiones productivas de Mendoza, San Juan, La Rioja y Catamarca, originando una reducción de la cosecha de uva con respecto a la estimada en diciembre pasado.
Ahora, se prevé una cosecha de 26,6 millones de quintales en todo el país, frente a los 28,3 millones estimados en diciembre, según el último pronóstico del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV). De no producirse nuevos accidentes climáticos durante marzo, se trataría de todos modos de una cosecha normal, en el promedio histórico, y un 18% superior a la de 2012, cuando la vendimia había sido escasa, con apenas 22,43 millones de quintales.
Es una cosecha normal, pero aún restan unos 20 días para que ingrese la mayor parte de la cosecha a las bodegas; hay que ver si no hay más granizo, explicó a El Cronista, Guillermo García, presidente del INV, que regula y audita la actividad.
El granizo afectó a Mendoza (incluso el jueves cayeron piedras en el sur provincial), sobre todo a las zonas de San Martín, Junín, Lavalle, Luján y San Rafael); a San Juan (Sarmiento) y a La Rioja y Catamarca. En tanto, las altas temperaturas causaron daños a las vides en San Juan, La Rioja y Catamarca. En éstas dos últimas ocasionaron un significativo déficit hídrico, precisó el INV. Como consecuencia, se prevé una cosecha un 22% mayor en Mendoza contra el año pasado (frente al 29% esperado en diciembre); y un aumento de 16% en San Juan (contra el 24% previsto). En La Rioja y Catamarca, será un 12% y 9% menor a la vendimia de 2012, respectivamente.
Hay stock para cinco meses, es muy acotado, cualquier helada puede generar una disparada de precios. Y es acotado frente a la demanda esperada, se prevé un 3% de aumento en el mercado interno y un 10% en el externo, comentó García.
Los productores ya se aseguraron un alza de 40% en las uvas para vino básico, al fijar el Gobierno de Mendoza el valor en $ 1,50 por kilo para mosto, frente a $ 1,05 de inicios del año pasado, que llegó a los $ 1,20, mientras que en San Juan el mínimo se fijó en $ 1,40. Sucede que, en los últimos años, los productores de uvas básicas vieron caer sus ganancias, ya que el valor de la uva básica creció menos que sus costos. Además, el Gobierno de Mendoza aplicará una cláusula de reajuste: el productor se asegura $ 1,50 por kilo pero recibiría una porcentaje extra en caso de que el precio del mosto sea mayor cuando la provincia lo comercialice.