El ‘efecto dólar’ también llega a los parquímetros y las fichas ya tienen su cotización blue

Desde que hace un mes se anunció un alza del 33% en el valor de la hora del estacionamiento callejero medido el faltante de cospeles se hizo más evidente. Algunos comerciantes aprovechan la situación y la venden por encima de su valor real, de $ 3. Entre mañana y pasado llega el aumento oficial

El dólar se metió tan de lleno en la economía argentina que algunos aspectos de la "micro" comenzaron a tomar algunos de sus comportamientos.


El limitado acceso a la divisa estadounidense en este caso generado por las restricciones cambiarias dispuestas por el Gobierno provocó la proliferación de las cuevas donde venden el billete verde, y la aparición de cotizaciones paralelas, como el "blue".


El efecto derrame del dólar llegó hasta segmentos de la economía tan pequeños y ridículos como el de los parquímetros, donde algunos comerciantes especulan con el faltante de fichas.


A comienzos de febrero pasado el Gobierno porteño informó que la tarifa del estacionamiento callejero medido pasaría de los actuales $ 3 a $ 4, un incremento del 33 por ciento.


Casi en forma inmediata, la misión de conseguir fichas para pagar la hora de estacionamiento fue cada vez más imposible, a tal punto que también se generó un mercado paralelo.


Los encargados de distribuir los cospeles entre quienes las venden por lo general kioscos, aunque también hay otros comercios son Dakota y BRD, que operan el servicio de acarreo de grúas bajo la denominación de STO y SEC, respectivamente. Ambas trabajan con el contrato vencido desde 2001.


Ninguna de las dos empresas tuvo voceros disponibles, aunque ante la consulta sobre el faltante de fichas desde STO dijeron que "vamos a ver a qué se debe", aunque el problema persistió.


Según los comerciantes consultados por El Cronista, "la entrega de fichas nunca fue buena, pero desde hace más de dos semanas empeoró". Ante esto, algunos optan por limitar la venta a no más de cinco unidades por persona, aunque otros ya registraron el precio paralelo de los cospeles.


En Barrio Norte y Recoleta, por ejemplo, algunos comerciantes hoy pueden llegar a pedir entre $ 4 y $ 5 por cada ficha (que equivale a una hora de estacionamiento callejero). En esos barrios los garages privados cobran cerca de $ 40 por cada 60 minutos.


La entrada en vigencia de la nueva tarifa debía arrancar durante la segunda quincena de febrero, pero cuestiones burocráticas provocaron que el proceso se demorara y todo pasara a los primeros días de marzo, tal como publicó El Cronista en su edición del 23 de febrero.


Según informaron desde el Gobierno porteño, "entre el martes por mañana y el miércoles la medida se publicará en el Boletín Oficial y entrará en vigencia".


Uno de los grandes conflictos que se da con el estacionamiento medido es que STO y SEC manejan este negocio desde los 90, y la diferencia entre lo que recaudan y lo que pagan en concepto de canon es demasiado grande.


En 2008 el valor del acarreo era de $ 190, y cuatro años más tarde pasó a $ 350. El año pasado creció hasta los $ 450 pesos, y en enero último estuvo cerca de tocar los $ 580, aunque la Justicia lo impidió.


Si se toma en cuenta el valor vigente hoy, mueven $ 6,3 millones mensuales, contra los apenas $ 55.000 que pagan en concepto de canon al Estado porteño.


Para este año se espera que más barrios se sumen al sistema de estacionamiento medido, además de una licitación para que más empresas operen este servicio.

Tags relacionados
Noticias del día