Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El consumo de bebidas se desplomó y el año se perfila como el peor en una década

Las subas de precios y la caída del salario real se anotaron como las principales causas de la desaceleración. Bebidas sin alcohol lideraron las bajas con una retracción de 11%

En los primeros 10 meses del año, el menor poder adquisitivo de los consumidores impactó de lleno en la venta de bebidas. Producto de esa caída del salario real y de la inflación, la ingesta de bebidas sin alcohol, entre las que se incluyen gaseosas, aguas, aguas saborizadas y jugos, se desplomaron un 11,6%, mientras que las bebidas alcohólicas sufrieron una disminución del 4,3%.

Eso llevó a un retroceso del consumo total de bebidas del 8,5%, lo que permite proyectar que el 2016 será recordado en el sector como un año bisagra, por lo malo.

Si bien la tendencia de los últimos años ya hacía prever un escenario de retracción, ya que en 2015 y 2014 ya habían manifestado caídas en las ventas, aunque leves (en torno al 1,2%), lo novedoso pasa este año por la magnitud de la caída. Tal como comentaron desde la consultora IES, que elaboró el informe, el volumen que se proyecta para lo que resta del año estará en niveles de hace más de una década (aunque se descuenta algún crecimiento estacional del consumo por las fiestas, no marcará grandes cambios en la tendencia). Confirmando este panorama, los datos brindados la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas sin Alcohol (Cadibsa) sostienen que a noviembre, este año se vendieron un total de 3315 millones de litros de gaseosa, contra los 4194 millones del mismo período del año anterior. El volumen de este año resuelta así el más bajo desde 2005.

"El 2011 se puede poner como el año de mayor nivel de actividad y desde ahí se vive un declive que cayó al nivel más bajo este año. Es un sector muy sensible a los precios y en las gaseosas es en donde más se incrementaron", afirmaron desde IES. Los datos marcan que los precios en el segmento crecieron en el año, según el IPC CABA a 11 meses, en más de un 50% para cervezas y vino, y cerca de un 40% en el segmento de gaseosas.

Según el informe, el segmento de bebidas no alcohólicas exhibió un volumen de ventas de 29,8 millones de hectolitros en el acumulado a octubre, es decir, una merma del 11,6% respecto del año previo. Entre las alcohólicas, el segmento vitivinícola exhibió un deterioro del 8% en sus ventas internas (algo más de 7,9 millones de hectolitros vendidos), mientras que el segmento de cerveza tuvo un estancamiento del 2,1%.

Con este panorama, el consumo per cápita en el país pasó, en el caso de las gaseosas, al nivel más bajo en 10 años, con unos 84 litros. En 2015, ese nivel se ubicaba en unos 96 litros (-12%). Por el lado de la cerveza, se pasaron de 44 litros per cápita a 41 litros, mientras que en vinos, cayó de 25 a 22 litros per cápita.

Para Alejandro Ovando, Director de IES Consultores "en 2017 se espera un rebote del sector en consonancia con la recuperación de los salarios reales, ya que el poder adquisitivo crecerá en el año electoral, lo que reactivará el consumo masivo, con un impacto positivo en el consumo de bebidas".

Por el lado de las exportaciones, en los primeros 10 meses del año, los envíos de bebidas recaudaron u$s 840,7 millones, lo que significó una baja del 2,6% con respecto a igual período de 2015, aunque en cantidades los despachos crecieron un 0,4% /(unos 323,3 millones de litros). En cuanto a los vinos, las ventas externas tuvieron una retracción del 4,1%, con mermas en vinos sin identificar (1,9%), de vinos varietales (5,1%) y de espumantes (28%).

En valores, las exportaciones cayeron un 1,1% y totalizaron unos u$s 590,2 millones (en nueve meses). Los principales destinos del vino se concentraron en Estados Unidos (35,4%), Reino Unido (11,3%), Canadá (8,7%), Brasil (5,8%), Países Bajos (4,2%), México (3,6%) y China (3%).