El "casual day" gana terreno y ahora se lleva de lunes a viernes

El uso de la vestimenta formal para trabajar es una tendencia cada vez más en desuso. El uso de la corbata hoy es casi exclusivo de las generaciones mayores y para empleos muy puntuales. Algunas empresas ya aceptan las zapatillas todo el año y las bermudas en verano

En las empresas, la opción de usar ropa relajada y poco formal ya no se limita sólo a los viernes el famoso y extendido "casual friday" y ahora se extiende a todos los días de la semana. La vestimenta deportiva, los sacos sports y hasta las zapatillas le van ganando espacio a los trajes y a las corbatas, una prenda cada vez más difícil de encontrar en las oficinas.

Un informe reciente de Adecco Argentina, filial de la empresa global de consultoría de Recursos Humanos, reveló los cambios en el estilo de ropa para ir a trabajar. "Tanto para el hombre como para la mujer el vestir de manera correcta, presentable y formal para su trabajo, es un asunto complicado y de todos los días. Además, en los últimos años, la vestimenta para ir a trabajar ha demostrado una gran transformación producto de un cambio generacional, donde la informalidad se ve mucho más marcada.

La utilización de prendas formales ya no es considerada como algo fundamental o imprescindible, ni tampoco remite a una falta de respeto, en el caso de no utilizarlas. Incluso y cada vez más, hasta en la política, se están manifestando estos cambios", explicó el trabajo de Adecco.

A pocos sorprende, por ejemplo, que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, incorporé cada vez más en sus apariciones públicas las zapatillas de lona con jeans, camisa y saco sport.

Las mujeres, en cambio, aún mantienen cierto grado de formalidad y cuentan con una mayor diversidad de prendas para usar acorde a su trabajo. "Sin embargo, ya no priorizan el taco aguja y la pollera tubo y cada vez se destaca más la onda sporty donde ellas combinan ropa de vestir con prendas deportivas", detallaron desde Adecco. "Esta tendencia viene impulsada por la llegada de nuevas generaciones al mundo laboral y también por la distensión de los puntos de conflicto innecesarios", destacó Alejandro Melamed, director de la consultora Humanize Consulting. Para el especialista, la corbata es una prenda en desuso, excepto en algunos sectores como el financiero o los estudios contables o para las generaciones mayores. "La vestimenta tiene que ser parte de una estrategia integral comunicacional de la empresa, tanto interna como externa. Si querés hablar de un ambiente distendido, relajado, flexible por qué poner una barrera donde no debería haber. Aunque hay límites, como ojotas o un jean roto, por ejemplo", detalló.

Las antiguas diferencias de vestimenta entre empleados white-collar (camisa blanca) o blue-collar (operarios) hoy se homogeneizaron. "El jean se transformó en la vestimenta más democrática en las empresas. Ya casi no hay industria donde el casual no esté presente. Antes había ropa para trabajar y ropa para salir, ahora está uniformado. Empezó los viernes y se extendió a toda la semana", dijo Melamed.

En las oficinas de Staples, por ejemplo, las zapatillas y las bermudas son admitidas sin problemas. "El gerente General para Argentina también tiene el manejo de Staples Brasil y empezamos a unificar cuestiones de vestimenta. Ellos están más avanzados en informalidad en la vestimenta Por eso autorizamos bermudas para los varones en verano, con la única aclaración es no usarlas para reuniones fuera de la oficina. Fue muy bien recibido", explicó Carlos Nielsen Niklison, responsable de Relaciones Institucionales. "La tendencia es que la gente esté cada vez más cómoda sin ofender al otro. Las nuevas generaciones que entran al mercado laboral nunca usaron corbata", agregó.

En Accenture, la tendencia hacia la ropa informal se extendió fuertemente en los últimos años. "Trabajamos mucho con gente joven y eso provocó un cambio y en los últimos años la corbata se usa cada vez menos, especialmente en los empleados que tienen contacto con clientes pero en el back office hay más flexibilidad. Está admitido el uso de zapatillas, aunque la recomendación es que estén en buen estado y limpias", señaló Javier Carrara, director de Recursos Humanos en Accenture Argentina y Sudamérica Hispana.

Con todo, el directivo aclara que el tema trae discusiones, especialmente cuando empleados de distintas generaciones, que no comparten el sitio de trabajo, se encuentran en los ascensores y se preguntan cómo puede ser que uno esté con traje y otro con remeras o zapatillas.

Tags relacionados
Noticias del día