Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Gobierno sale a rescatar a Edenor de una posible pérdida de la concesión

La mayor distribuidora eléctrica del país iba a caer en el causal de disolución si seguía con déficit patrimonial. Recibió una nota de crédito para revertir esa situación

A cuatro días de que finalice el año, el Gobierno evitó que la mayor área de distribución energética del país se quede sin concesión. Se trata de la zona en la cual brinda el servicio Edenor y que abarca al noroeste del Gran Buenos Aires (GBA), y al norte de la Ciudad de Buenos Aires, lo que comprende una superficie de 4637 km2 y una población de siete millones de habitantes.
La compañía, propiedad del empresario Marcelo Mindlin, estaba a punto de caer en causal de disolución si en el balance anual que se conocerá seguramente la semana próxima, presentaba resultados con patrimonio neto negativo. Si bien en el ejercicio correspondiente al período comprendido entre enero y septiembre pasados ya había informado sobre esta situación, lo cierto es que si también incurre en patrimonio neto negativo en el balance anual debería disolverse y, por ende, perder la concesión.
Para evitar este escenario, el Gobierno acaba de acudir en auxilio de Edenor. Lo hizo a través de Cammesa. La empresa encargada de administrar el mercado mayorista energético le entregó a la distribuidora una nota de crédito por una suma que en el mercado estiman es cercana a los $ 1300 millones.
Si bien no habrá fondos frescos girados a la cuenta de Edenor, la nota de crédito le servirá a la empresa como ajuste contable que volcará al balance de los 12 meses correspondientes a 2016. De este modo, se disipará la posibilidad de disolución societaria y la eventual pérdida de la concesión que pesa sobre las operaciones de Edenor desde hace tres meses.
Pero al no ser un subsidio sino un crédito, la compañía deberá devolver el dinero en varias cuotas y una vez que lo disponga en Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE) y que la Justicia defina, con un fallo de fondo, la situación de las tarifas energéticas. Más que nada las que Edenor cobra en ciertas localidades de su área de concesión en el GBA.
Es que a raíz de las medidas judiciales contra los aumentos de tarifas definidos por el Estado Nacional, y la devolución de lo cobrado en las zonas abarcadas por los fallos y los amparos, la distribuidora volvió a sufrir problemas financieros en los últimos meses. Es más, en su balance de los primeros nueve meses del año, en el cual perdió $ 1842 millones, ya había informado sobre la probabilidad de pérdida de la concesión si no recibía auxilio externo.
El rojo informado en ese período estuvo influenciado por la obligación de devolver lo que había cobrado con aumento en los partidos de La Matanza y Pilar, en los que ofrece servicios a casi 800.000 usuarios.
Estos problemas, sumados al incremento en el costo de las sanciones y penalidades impuestas por el Gobierno por cortes de luz, le generaron a Edenor un quebranto que la llevó a presentar un déficit patrimonial de $ 317,2 millones, entre enero y octubre pasados.
En ese momento, Edenor advirtió que de mantener dicho déficit patrimonial al final del año podría disolver la sociedad y hasta perder la concesión. Y si no recibía el crédito oficial, seguramente a principios de enero terminaría en esta situación.
Una vez blanqueado este escenario, el directorio de Edenor activó negociaciones con funcionarios del Gobierno encargados del área energética para encontrar una estrategia de salvataje que le permitiese modificar la crisis financiera, teniendo en cuenta que no posee problemas de caja, sino que su situación de quebranto está generada por el freno judicial a la suba de tarifas y la obligación de devolver lo cobrado a partir de febrero pasado, con efecto retroactivo a esa fecha.
Ayer, mediante una nota enviada a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, la empresa informó la solución a su problema. En el comunicado admite haber recibido una notificación de Cammesa para, por instrucciones del Ministerio de Energía y Minería que dirige Juan José Aranguren, entregarle créditos por las medidas cautelares que afectaron "la aplicación de los precios estacionales establecidos por las resoluciones MeyM 6/2016 y 41/2016, en función de los datos informados a sus áreas operativas por los períodos pendientes a la fecha".
En el comunicado, la compañía agregó que "la medida informada permitiría, en principio, revertir la situación patrimonial deficitaria que la sociedad presentó en sus estados financieros al 30 de septiembre pasado". Ahora, es de esperar que en el balance anual de 2016, su situación financiera sea menos conflictiva.