Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno mantiene el cepo a las compras en sitios web del exterior

A pesar de los anuncios de la Afip, el bloqueo se mantiene, al igual que la imposibilidad de recibir la mercadería en el domicilio a través del servicio llamado ‘puerta a puerta’

El Gobierno mantiene el cepo a las compras en sitios web del exterior

A pesar de haber sido anunciado hace ya dos meses como un servicio que regresaba tras haber sido afectado por uno de los tantos cepos impuestos por el gobierno kirchnerista a las importaciones, las compras de productos a través de sitios online del exterior sigue sin ser habilitada. Se trata de los servicios llamados ’puerta a puerta’ que ofrecían los courriers privados y el Correo Argentino para que la mercadería adquirida en el exterior llegue a los hogares de los compradores.

A principios de marzo, Alberto Abad, titular de la Afip, anunció el retorno de esta operatoria que había sido eliminada por su antecesor en 2014, cuando el ente recaudador estableció un límite de u$s 25 por dos compras anuales e impuso el requisito de que debían retirarse los paquetes de la sede de la Aduana. También tanto desde el Ministerio de Hacienda, que dirige Alfonso Prat Gay, como desde la Secretaría de Comercio, a cargo de Miguel Braun, habían anticipado que en el corto plazo se simplificarán las trabas y que los productos culturales y los libros encabezan la lista de prioridad. Es más, el día de su anuncio, Abad habló de retomar el servicio para "evitar colas infames". Sin embargo, hasta ahora nada cambió.

Lo que sí se eliminó fueron las declaraciones juradas anticipadas (DJAI) que fueron reemplazadas por el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI). Pero en el caso de las ventas minoristas por comercio electrónico, mas allá de la promesa oficial, la restricción se mantiene tal como se armó durante el kirchnerismo.

Es decir, los artículos que cuestan menos de u$s 25 no pagan ningún tributo. Pero si el precio del producto oscila entre u$s 25 y u$s 999, se debe abonar el 50% de su valor en concepto de Derechos a la Importación.

En el caso de que la compra exceda los u$s 999, se aplica el Régimen General de Importación, para lo cual es necesario realizar una declaración jurada. El monto podría variar, aunque aún no está decidido. Por supuesto que en la actualidad, además de las restricciones, también se mantiene la obligación de seguir concurriendo a las oficinas que la Aduana posee en los depósitos del Correo ubicados en Retiro y en la zona bonaerense de Monte Grande para retirar las compras. En ambos predios, el flujo de compradores es incesante ya que los precios en el exterior continúan atrayendo a los argentinos por el ahorro que se obtiene utilizando esta modalidad. Sin embargo, fuentes oficiales confirmaron que ni Aduana ni Afip aún se expidieron en concreto sobre cuándo volverán los compradores a recibir las compras en sus domicilios.

Esta práctica había sido impuesta más que nada a partir de las ofertas del sitio chino Alíexpress, que durante varios años fue el preferido de los argentinos a la hora de comprar vía web en el exterior. Es que tanto en este sitio como en otros, en muchos casos las diferencias de precios con los productos locales similares llega hasta un 100 por ciento.