Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El Casino del Tigre pasa a ser operado por un sólo grupo propietario

Trilenium, la empresa que opera la mayor sala de juegos de la provincia de Buenos Aires, será 100% de la firma de la familia Tabanelli que pagó u$s 8,5 millones por el deal

A pesar de los últimos intentos por salvar la venta del 50% del capital de la sociedad que controla el Casino de Tigre a Cristóbal López, Sociedad Comercial del Plata (SCP) no logró su objetivo y debió cambiar de comprador.

Finalmente, ese porcentaje accionario que poseía en Trilenium fue adquirido por Boldt, que ya controla el 50% restante y que ahora se convertirá en el único dueño de la principal sala de juegos de azar de la provincia de

Buenos Aires tras abonar u$s 8,5 millones o $ 140 millones, al tipo de cambio actual. El jueves de la semana pasada un director de SCP junto con un escribano sellaron la transacción que ahora espera la aprobación del juez que entiende en el proceso de quiebra de SCP. Se trata de una operación sorpresiva ya que hasta la semana pasada SCP insistía en dejar sus acciones en manos del dueño del Grupo Indalo que, en 2014 había acercado una oferta por $ 108 millones que luego fue rechazada por el juez que lleva adelante la quiebra de la ex empresa de Santiago Soldati y que, por lo tanto, debió ser prorrogada en varias oportunidades.

El problema fue siempre el mismo. Un fallo judicial emitido por la Sala D de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial que congeló el deal por una compleja madeja de causas referidas a SCP.

Es que vinculó la operación con la quiebra de SCP, remitiendo a los años 90, cuando la empresa tenía todos sus bienes inhibidos por el concurso preventivo. Uno de sus acreedores era el Banco Provincia que financió proyectos de grandes grupos, la mayoría del cuales no devolvió el dinero.

Para recuperar esos créditos, en 2008 el Congreso bonaerense creó el Fideicomiso de Recuperación Crediticia para una cartera de 25.000 deudores y $ 1800 millones.

Cuando SCP firmó el acuerdo con Cristóbal López, la fiscalía de Estado bonaerense, en representación de este fideicomiso, se opuso por entender que la empresa no se había esforzado para levantar la inhibición de sus bienes. Y pidió que se le abonara una deuda que SCP tenía por incumplimientos de ciertas obligaciones y requisitos sobre dos créditos de u$s 20 millones y u$s 40 millones.

Para destrabar su deal con Cristóbal López, SCP presentó a sus accionistas un plan para emitir acciones y aumentar su capital social en $ 92 millones y llevarlo a $ 1452 millones. Con lo recaudado propuso cancelar la deuda con el fidecomiso, entregándole las acciones a emitirse. La fórmula fue aprobada por una asamblea de accionistas el 12 de diciembre pasado y debería servir para que SCP cierre su concurso preventivo y levante la inhibición general de bienes dispuesta por la Justicia.

De todos modos, el proceso no sirvió para concretar el convenio con Cristóbal López.

En ese marco, apareció Boldt y reclamó su derecho de compra preferente de acciones que siempre tuvo pero al que en agosto de 2014 había renunciado por la situación política que vivía en ese momento la provincia de Buenos Aires gobernada por Daniel Scioli.

Es que el ex candidato presidencial por el Frente para la Victoria (FpV) había sugerido en ese momento el ingreso de Cristóbal López a Trilenium y le había solicitado a Boldt no complicar este pedido. En ese momento, la empresa de la familia Tabanelli optó por resignar su exclusividad a cambio de recibir $ 8 millones como compensación y de dejar establecido que lo hacía siempre que el acuerdo entre SCP y el dueño del Grupo Indalo terminar de concretarse.

Con el paso del tiempo y el cambio de aire político ya no tan crítico con Boldt, la compañía volvió a la carga. En ese contexto, en agosto del año pasado, cuando la Justicia le impuso a la operación con Cristóbal López el primer freno, la empresa que alguna vez intentó comprar la fábrica de billetes Ciccone devolvió el dinero a SCP y pidió ejercer su derecho preferencial que le permitía igualar cualquier oferta por las acciones de sus socios.

Hoy, Boldt hará el primer pago, mientras se espera la defección de la justicia sobre si acepta o nuevamente frena la salida de SCP del Casino de Tigre.