Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El CEO global de Dreyfus promete inversiones por $ 1500 millones en el país

Serán en los próximos años, en múltiples proyectos, como plantas de acopio y aumento de la capacidad instalada. Buena recepción a la quita de retenciones.

La inauguración contó con la presencia del CEO global, Gonzalo Ramirez Martiarena, y Margarita Louis-Dreyfus

La inauguración contó con la presencia del CEO global, Gonzalo Ramirez Martiarena, y Margarita Louis-Dreyfus

Llegado al país con motivo de la inauguración de una ampliación en su complejo portuario en Bahía Blanca, el CEO global de Louis Dreyfus Company (LDC), el argentino Gonzalo Ramírez Martiarena, destacó el nuevo panorama del agro en el país, al que calificó de "generador de expectativas muy altas", aunque advirtió sobre la precaria situación de la logística y la infraestructura, sobre todo en el norte del país.

"Nadie llega hoy en el agro con un proyecto gigante. Tenemos multiplicidad de proyectos chicos de inversión que apoyan un proyecto grande. Ejemplo es el ferrocarril Belgrano, de ir instalando plantas de acopio a su alrededor entre 7 y 10 en su desarrollo. Eso te obliga a aumentar tu capacidad de residuo de cereales y tu capacidad portuaria", afirmó el CEO que estimó en entre $ 1500 y $ 2000 millones en inversiones nuevas para los próximos años en el país.

De acuerdo a su perspectiva, el crecimiento de la demanda de granos generará un aumento de la producción, que según calcularon en la compañía pasarán en cinco años de las 105 millones de toneladas actuales a 140 millones. "Será clave resolver lo que llamamos el cuello de botella del campo, que es la parte logística, como el plan Belgrano que impulsa el Gobierno y las inversiones en nuevos puertos", afirmó Javier Racciatti, CEO para la región Latinoamérica Sur y Oeste. En esto coincidió con Ramírez Martiarena: "Hay mucho para hacer en esta materia. Nosotros vamos a apoyar el desarrollo del plan Belgrano, porque es algo fundamental", afirmó.

El CEO comandó la inauguración de la segunda etapa de la ampliación del Complejo Portuario de Bahía Blanca, en la que LDC invirtió u$s 16 millones (desde diciembre de 2014), y en la que trabajaron 500 personas (con la primera etapa, la obra requirió una inversión total de
u$s 76 millones desde 2010).

El activo incluye un puerto de aguas profundas y una planta de acondicionamiento de granos, con cuatro silos nuevos de 5800 toneladas métricas, una nueva plataforma volcadora y un nuevo sistema de cintas transportadoras y elevadoras. Según la compañía, permitirá la recepción de 400 camiones por día, y elevará la capacidad total de almacenamiento hasta 120.000 toneladas métricas. Como dato, en 2015 desde allí se embarcaron 1,2 millones de toneladas métricas de productos, y con la nueva capacidad, se llegará a 2 millones.

El acto, en el que estuvo presente Mauricio Macri, Presidente de la Nación; María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, y el Ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, entre otros funcionarios. Contó también con la presencia de Margarita Louis-Dreyfus, presidente de Louis Dreyfus Holding B.V y heredera de la familia fundadora, quien expresó: "La Argentina es un país muy importante para nuestro grupo, debido a su enorme potencial como productor de alimentos de calidad y al compromiso y especialización de su gente". Por su parte, Macri enfatizó las nuevas condiciones regulatorias que vive el agro afirmando que al final del gobierno anterior "eran todas dudas para la gente y para los que conducían Dreyfus".

También destacó que "hace falta infraestructura no sólo para el puerto sino para la industria petroquímica de Bahía Blanca", al tiempo que destacó que va a llevar entre 5 y 6 años para recuperarse del "desastre" que se hizo en materia energética. En este sentido defendió el "tarifazo" y puso como ejemplo a la propia empresa a la que le llegó una factura de gas que triplicó la anterior, "pero entendieron que la energía es cara", afirmó.

Respecto al conflicto con Monsanto por las regalías, Ramírez Martiarena remarcó que "todo lo que es desarrollo tecnológico hay que pagarlo", al tiempo que Racciatti afirmó que "el país lo que necesita es una ley de semillas". Para la compañía jugar fuerte en la Argentina es importante porque el país representa una parte considerable de su torta: "Estamos en un proceso de expansión hacia Norteamérica, Europa y Asia, pero Argentina sigue siendo importante. Medido en activos, el país debe ser hoy entre un 15% y 20% del total, que sumando a Brasil es más del 50% de LDC", remarcó el CEO.

En números, LDC facturó en el país u$s 2000 millones en 2015, volumen que esperan que se eleve este año hasta u$s 2500 o u$s 3000 millones (emplea a más de 1250 personas). A nivel mundial, planea una facturación de u$s 45.000 a
u$s 50.000 millones este año.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar