Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El CEO del Grupo Telefónica confirma inversiones a Mauricio Macri

En el marco de una visita que ya tenía prevista para analizar el curso de las inversiones y planes de negocios en el país, el nuevo presidente global de Telefónica, José María Àlvarez-Pallete, estuvo como huésped presidencial en la Quinta de Olivos. En la residencia fue recibido por Mauricio Macri, con quien estuvo reunido por alrededor de media hora durante el mediodía de ayer. Según pudo saber El Cronista, el máximo ejecutivo del Grupo Telefónica estuvo acompañado por el presidente de la filial local, Federico Rava; y el director de Telefónica Hispanoamérica, Eduardo Caride. Durante el encuentro no hubo anuncios sobre nuevos desembolsos, al estilo de lo que vienen haciendo ejecutivos extranjeros que llegan para comunicar proyectos que serán iniciados a partir del cambio de escenario político y económico.
En el caso del reemplazante del histórico César Alierta en el mando del grupo español, hubo un repaso de los proyectos que Telefónica está encarando, en especial en el servicio de 4G que lleva adelante su controlada, Movistar. En ese sentido, la operadora ya anunció inversiones por u$s 3000 millones para este año. De hecho, es la primera empresa en brindar 4G en las capitales de las 23 provincias y ya posee tres millones de clientes en este segmento en el cual lleva instaladas 3000 radiobases. Si bien no se pudo confirmar la agenda de temas, es probable que también se haya analizado la demora en definir el futuro del espectro para 4G que aún no fue distribuido y que empresas como Telefónica pretenden. Se trata de las bandas licitadas por el kirchnerismo otorgadas en un principio a la firma Arlink, como cuarto operador entrante, pero que después se traspasaron a Arsat. Por una cautelar solicitada por la firma del grupo Vila-Manzano, todavía se encuentran sin uso. Otro tema de eventual conversación habría sido el desembarco de las telefónicas en el negocio de la televisión por cable.