Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

El 4G en la Argentina, uno de los más lentos de América latina

De acuerdo con un informe global, los consumidores locales navegan con velocidades por debajo de sus vecinos de Perú, México, Uruguay, Chile y Brasil, entre otros países de la región

El 4G en la Argentina, uno de los más lentos de América latina

La Argentina fue uno de los últimos países de la región en ofrecer redes de conexión móviles 4G. Y a pesar de haber logrado un rápido nivel de cobertura en poco más de dos años, la velocidad aún está muy rezagada con respecto a otros países, incluso de la región. Según el último informe sobre el estado mundial de las redes móviles de la consultora OpenSignal, en el mercado local la velocidad promedio es de 6,78 Mbps, lo que representa casi seis veces menos que Corea del Sur, el líder mundial con 37,54 Mbps.

A nivel regional, el país donde las redes móviles alcanzan mayor velocidad es Perú, con un promedio de 9,99 Mbps, seguido por México (9,91 Mbps), Uruguay (9,85 Mbps), Chile (9,70 Mbps), Brasil (8,82 Mbps) y Colombia (7,59 Mbps).

Después de Corea del Sur, el top five de países con velocidad media de conexión móvil más rápida se completa con Noruega (34,77 Mbps), Hungría (31,04 Mbps), Singapur (30,05 Mbps) y Australia (26,25 Mbps). Los promedios generales de velocidad superiores a 30 Mbps son una vara muy alta para el resto de los países, ya que no sólo significa tener poderosas redes LTE sino también un acceso extremadamente alto a esas conexiones 4G. En el ranking general, las mejores posiciones son ocupadas por las zonas del norte de Europa y el este de Asia.

El estudio se elaboró con más de 19.000 millones de muestras de conexión de más de 1 millón de usuarios entre noviembre de 2016 y enero de 2017. Los resultados no se basan únicamente en las conexiones más rápidas LTE de cada país, sino en la experiencia de los usuarios en todo tipo de redes. Por eso, un país con velocidades LTE más rápidas puede quedar por debajo de otro que tenga LTE más lento, pero una mayor disponibilidad de redes.

Otro dato que surge del relevamiento es que a nivel global las conexiones WiFi siguen teniendo un papel importante: la consultora midió su tiempo de uso en comparación con el de las conexiones móviles y comprobó que siguen representando una gran parte de las conexiones, incluso en los países más desarrollados. Por ejemplo, los usuarios de Holanda, donde la velocidad promedio es 25,71 Mbps, pasan más del 68% del tiempo conectados a WiFi, mientras que en Nigeria esta conexión representa sólo uno 11,4%, lo que indica un escaso desarrollo de esta infraestructura. Con todo, los números muestran que contar con una buena conexión 3G o 4G no implica necesariamente dejar de lado el uso de redes WiFi.

En el caso de los usuarios argentinos, pasan más de la mitad del tiempo –el 53,65%– en redes WiFi al momento de conectarse a Internet móvil. Con ese porcentaje, son los que más priorizan el uso del WiFi sobre las redes 3G y 4G en la región.

"La velocidad media global de los datos móviles aumenta constantemente en todo el mundo. Pero continúa la dependencia en las redes WiFi como medios suplementarios. Los consumidores usan una multitud de tecnologías", señaló el informe.