Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ejecutivos argentinos, entre los que menos ganan en la región

Reciben ingresos en dólares menores a los de sus colegas de Chile, Brasil y Perú, pero deben afrontar un mayor costo de vida ya que Buenos Aires se ubica segunda entre las ciudades más caras de América latina, sólo superada por San Pablo

Ejecutivos argentinos, entre los que menos ganan en la región

Salarios más bajos y costo de vida más alto. Los altos ejecutivos de las empresas argentinas no salen beneficiados en las comparaciones regionales. Según la última encuesta realizada por la consultora Mercer en seis países, los directores locales reciben una compensación menor que sus colegas de Chile, Brasil y Perú, pero deben afrontar un costo de vida mayor.

De acuerdo con el relevamiento, el salario base de un director de una compañía local es de u$s 125.000 anuales, en promedio. Para la misma posición, en Chile es de u$s 179.000; en Brasil, u$s 157.666, y en Perú, u$s 152.230. Por debajo de la media de los salarios de los ejecutivos locales se ubican los de Colombia, con u$s 121.162, y México, con u$s 94.921.

Pero la comparación no alcanza para determinar quién tiene el mayor poder adquisitivo en la región, ya que el costo de vida en cada uno de esos países es diferente. La consultora lo estimó tomando los precios de Nueva York como base 100. En ese caso, la ciudad más cara de Latinoamérica es San Pablo, con 95 puntos, seguida de cerca por Buenos Aires, con 94. Mucho más lejos se ubican el resto de las capitales: Santiago, con 86 puntos; Lima, con 83; Bogotá, con 71 y México DF con 59.

"Para entender quién podría tener un mayor poder adquisitivo en la región, hay que analizar también el costo de vida de cada país. La mejor relación para directores se da en Chile, que tiene el salario más alto en dólares y el tercer lugar en costo de vida", señaló Valeria Bohórquez, directora de career de Mercer para la Argentina, Uruguay y Paraguay.

En tanto, si se comparan niveles más bajos dentro de la estructura de una compañía, los salarios argentinos están mejor posicionados: para los analistas senior, el salario promedio en la Argentina es de u$s 28.376, sólo por debajo de los de Chile (u$s 30.828) y Brasil (u$s 30.159) y por encima de los sueldos pagados para la misma posición en Perú, Colombia y México.

El relevamiento también comparó el costo laboral, como porcentaje del salario mensual bruto, en América Latina. Para el nivel de director, la Argentina se ubica en la segunda posición entre los más caros de la región, sólo superado por Brasil. "Si bien Argentina es el cuarto salario en dólares en la región, en términos de dólares absolutos, es el segundo en costo laboral, si lo medimos como porcentaje de salario mensual bruto. Es más costoso contratar directores en Argentina que en otros países de la región, excepto en Brasil. Tenemos aún un camino por recorrer en términos de competitividad si queremos atraer inversiones", agregó la experta.

En la Argentina, las contribuciones obligatorias representan un 27% del salario base. En Brasil, el porcentaje asciende a 35,8% mientras que en Chile es de apenas 0,9%, el más bajo entre todos los países relevados.

Estos datos, que fueron presentados la semana pasada por Mercer, son parte del estudio Total Remuneration Survey 2016, que se hace con la misma metodología en alrededor de 20 países en Latinoamérica. En la Argentina participaron 453 empresas.

Por otro lado, también se indagó sobre las diferencias salariales entre hombres y mujeres. En el caso del mercado local, un dato alentador es que entre 2012 y 2016 creció la dotación femenina en todos los niveles. En el rango de gerentes –por ejemplo– pasó de un 13% en 2012 a un 29% en 2016; en el segmento de directores pasó de un 12% a un 17% en 2016. Y en el caso de los directores generales pasó de un 3% de presencia de mujeres a un 6% para el año pasado.

Sin embargo, la diferencia salarial continúa existiendo: los sueldos de las mujeres son entre 1% y 17% más bajos que los de los hombres, según el nivel organizacional. "Esa diferencia se agrava en los niveles más altos en las compañías más grandes. Y son aún mayores en las compañías cuyos capitales son de origen nacional versus las multinacionales", precisó Bohórquez.