Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Dos aerolíneas cumplen la fantasía de tener sexo en el aire

Permiten a sus pasajeros mantener relaciones sexuales a bordo. La clave: vender romance y no sexo.

Dos aerolíneas cumplen la fantasía de tener sexo en el aire

Love is in the air: dos compañías aéreas de Estados Unidos se propusieron cumplir las fantasías de los pasajeros y ofrecen la posibilidad de mantener relaciones sexuales en el aire, una actividad estrictamente prohibida y penada en otras empresas.

Flamingo Air, con base en Ohio, ofrece por u$s 495 un vuelo privado de una hora para que las parejas tengan sexo en el aire. Las naves fueron acondicionadas para ofrecer un ambiente más cómodo: las filas de asientos se reemplazaron por almohadones donde los viajeros se relajan. Por el piloto pueden despreocuparse ya que “está ocupado piloteando el avión”, explica el dueño de la compañía, David MacDonald.

La empresa realiza en promedio tres viajes de este tipo por semana, según publica el sitio Business Insider.

De acuerdo a su presidente, la clave del éxito de Flamingo Air y la razón por la que otras compañías fracasaron en su intento por ofrecer este tipo de servicios radica en que “todas trataron de vender sexo y no arrumacos”. “Hay que pensar en romance y no en sexo”, agregó.

Para MacDonald, la clave es promocionar los viajes como “vuelos románticos” o “vuelos de fantasía”. Para su sorpresa, quienes llaman para reservarlos son las mujeres.

Todos los viajes incluyen chocolate y champagne. Para el Día de San Valentín la demanda se dispara.

Por su parte, en Las Vegas, Love Cloud ofrece un servicio similar bajo el slogan “Lo que sucede sobre las Vegas, queda en las Vegas".

Su fundador, Andy Johsnon, explica que en un principio esperaba que sus clientes fueran hombres acaudalados en compañía de escorts, pero no sucedió. En cambio, se encontró con “parejas de verdad buscando una experiencia sobre la que habían hablado y bromeado”.

Al igual que en Flamingo Air, son las mujeres las que llaman para reservar un vuelo. Sus clientes no son veinteañeros, sino parejas de mediana edad en incluso adultos mayores que han celebrado su 50° aniversario de bodas.