Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Donde el retorno de la inversión está claro, las empresas invierten"

Sebastián Biagini es country manager de Red Hat para la Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia. Ingresó a la compañía en 2007 como gerente de Comercial para Argentina, luego de una carrera de 11 años en la empresa Oracle. El directivo es ingeniero, recibido de la Universidad de Buenos Aires y cuenta con más de 20 años de experiencia en la industria. La compañía Red Hat, fundada hace más de 20 años en los Estados Unidos, desembarcó en Argentina hace diez años con el objetivo de llevar a las empresas su modelo de negocio basado en software abierto y colaborativa. Está presente en 35 países

La velocidad de los cambios tecnológicos está impulsando cada vez más a las compañías a adoptar las soluciones de software de código abierto. Para Sebastián Biagini, country manager de la compañía Red Hat para la Argentina, esta tendencia crecerá en los próximos años. "Los paradigmas van cambiando porque el mercado te pide una flexibilidad diferente. Las empresas ya no resisten los esquemas rígidos por un tema casi de supervivencia", explicó. Una muestra del cambio de tendencia fue el acuerdo firmado entre la compañía con quien era su principal rival, Microsoft. "Era algo impensado hace cinco años. Hoy el 40% de la nube que ofrece Microsoft está basado en software de código abierto", destacó.

La expectativa de crecimiento de Red Hat para el mercado argentino es alta. Por eso, la compañía acaba de mudar sus oficinas locales, donde también funciona el centro de soporte para países de habla hispana, a un espacio un 50% más grande, en la zona de Catalinas. "Es una apuesta y una mirada para adelante", señaló Biagini.

–¿Hay más demanda de software de código abierto por parte de las empresas?
–En la Argentina la adopción de software de código abierto en general, y de Red Hat en particular, está siendo cada vez más demandada. Especialmente por las telcos, que traccionan mucho en tecnología, y que están repensando las formas físicas en las que se manejan sus redes.

–¿Qué ventajas tiene el código abierto para estas compañías?
–En este mercado, la variable más difícil de manejar es la velocidad de cambio. Ya hay anuncios de redes 5G para el Mundial de Fútbol 2018 de Rusia. Es en menos de dos años. El modelo de desarrollo del open software frente al tradicional hace que la velocidad suceda a un ritmo distinto, más alineado con las necesidades de innovación. Hay dos versiones de software open source por año y una cada dos años de software tradicional. Las empresas tradicionales se están sumando y abriendo código con proyectos open source por la necesidad de innovación. ¿Por qué no le preguntamos al usuario, al mercado, a la competencia? Así se nutre el modelo de desarrollo de open source y salen cosas más innovadoras.

–¿Las empresas más tradicionales también se suman?
–El cambio está. Están las empresas que nacieron digitales que se basaron desde un principio en la tecnología open source e incluso como filosofía aportan muchos recursos a los proyectos de código abierto. Pero también las tradicionales, como los bancos. El presidente de uno de los bancos más importantes decía que dentro de poco van a ser una empresa de software.

–¿Qué es lo que más le demandan las empresas?
–Lo que sentimos este año, más allá de verse reflejado en la facturación, es la inquietud de muchas empresas de empezar a ser más digitales. Las predicciones hacia el futuro cada vez son más agresivas. Para 2020 se prevé que el 70% de la población va a tener un celular, es mucho más que la gente que tiene servicios básicos.

¿Qué va a pasar el año que viene con ese volumen de datos?, ¿dónde lo proceso? Toda esa información se tiene que manejar de una forma no tradicional. Está empezando a haber ejemplos de desarrollos abiertos, de colaboración, en todas las industrias.

–¿Cuál es hoy la brecha digital con los países más desarrollados?
–El Gobierno tiene muchos proyectos en términos de achicar esta brecha digital, no sólo hacia la ciudadanía sino hacia el propio Estado. Generalmente los que han invertido mucho en tecnología son los organismos públicos que recaudan (como AFIP o ANSeS) que pueden manejar presupuestos más grandes. Después están los otros, donde quizás encontrás que abajo de un escritorio hay un servidor. El Estado está empujando centros de cómputo que puedan dar servicios a las provincias y a municipios, incluso compartiendo aplicaciones.

–¿Ven ahí una oportunidad de crecimiento?
–Absolutamente. Y ni hablar de todo lo que significa incorporar provincias y municipios. Los municipios son los que más cerca están de nosotros, los ciudadanos, y sin embargo tecnológicamente son lo que están más atrasados. Hay que ver entre el Estado, las provincias y los municipios cómo podemos hacer sinergias desde el punto de vista tecnológico.

–¿En los últimos años, las empresas retrasaron sus inversiones en tecnología?
–Hubo mucho run-run con ese tema. Pero yo creo que no. Las empresas son más cautelosas a la hora de invertir en general, pero cuando uno demuestra y hace trabajos consultivos donde el retorno de la inversión está claro, las empresas invierten.