U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Dilema Musk: entre sacar a Tesla de la Bolsa y su permanencia como CEO

El número uno de la automotriz descartó el plan de recompra de acciones que anunció en un polémico tuit. Su imagen dentro de la firma y entre inversores, en declive

Dilema Musk: entre sacar a Tesla de la Bolsa y su permanencia como CEO

Una innovadora empresa con un dueño excéntrico y verborrágico que intenta, literalmente, llegar a marte. La idea de transportarse sin contaminar el ambiente con alta tecnología y diseño, que la transforma en una marca aspiracional. La promesa de ser la compañía que dejará atrás a las tradicionales automotrices más importantes del mundo, atadas al pasado. Todo eso es Tesla. Pero lo más importante es que por todo esto e incluso a pesar de todo esto, el concepto revolucionario de Tesla es tan exitoso que llevó a la firma a lograr un valor de mercado similar al de General Motors o Ford, vendiendo 100 veces menos autos. Un punto al que llegó de la mano de Elon Musk no sin un alto costo, sobre todo en el último mes en el que el dilema de transformar a Tesla en una firma completamente privada o continuar en la Bolsa generó vaivenes en la cotización de sus acciones que aún inquietan a los inversores.

Sucede que Tesla es un fenómeno que no terminan de explicar los propios analistas del sector y que en los últimos años está más ligado a los tuits de Musk que al análisis de sus balances y proyecciones, ambas con sospechas de ser sobrestimadas. Ayer, luego de que el viernes el CEO de la compañía informó que descartaba su plan original de sacarla de la Bolsa, las acciones de Tesla cayeron 2%.

El descenso se reflejó también en la imagen de Musk. Internamente aseguran que ya se buscan candidatos para reemplazarlo, contenerlo o al menos supervisarlo para mejorar la posición frente a los inversores.
Musk había dicho en una publicación en un blog que las consultas realizadas con la ayuda de Goldman Sachs y Morgan Stanley mostraron que los actuales accionistas de Tesla se oponen al acuerdo que él mismo propuso en Twitter hace tres semanas y que había provocado un gran impacto en Wall Street porque hizo disparar 15% las acciones de Tesla al comentar un acuerdo que le permitiría recomprarlas .

Musk tuiteó que tenía el “financiamiento asegurado” para realizar una recompra por u$s 420 por acción. Esa oferta suponía cerca de 20% más de lo que valen las acciones y significa que el directivo valora a la empresa por encima de los u$s 70.000. Ese día, la autoridad bursátil suspendió la cotización en u$s 379,57 por acción.

A raíz de especulaciones por la posibilidad de que haya sido ilegal el tuit de Musk -muchos lo adjudican a una jugada para mejorar la cotización-, el ejecutivo publicó un comunicado oficial en el que aclaraba que “no se ha tomado una decisión final, pero la razón por la que hago esto es para crear un entorno en el que Tesla pueda operar mejor” y argumentó que hay “distracciones” por las decisiones que se toman a corto plazo “que no son necesariamente correctas a largo plazo”.

Operadores de Wall Street aseguran que como las acciones de Tesla oscilaron entre u$s 387 y u$s 288 desde su tuit sobre privatizar la empresa, es probable que tras la retirada del plan haya más volatilidad. Lo mismo parece suceder con la permanencia de Musk, dueño del 20% de la empresa. Analistas de Cowen and Co escribieron en una nota a sus clientes: “Esperamos que los últimos 17 días lleven al directorio por el camino de nombrar un CEO (presidente ejecutivo) más operativo o, como mínimo, un COO (presidente operativo)”. En esa línea se sumó Joseph Spak de RBC Capital Markets. “La implicancia de Musk en la compañía es crítica, pero es crucial ahora más que nunca un número dos sólido -alguien con un fuerte historial operacional- que pueda ayudar a Tesla a ejecutar sus ideas”, escribió en una nota a sus clientes el analista. Mientras tanto Musk aseguró en una entrevista que dio a The New York Times que no va a renunciar.