Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Día del Amigo ‘gasolero’, con menos salidas y más festejos en casa

Para este año es mayor la cantidad de argentinos que elige conmemorar esta fecha con cenas en el hogar y armar reuniones con amigos sin gastar de más. Ante este escenario, el sector de los restaurantes apostará por las promociones y descuentos para poder atraer más comensales

Día del Amigo ‘gasolero’, con menos salidas y más festejos en casa

Las cenas con amigos son un clásico de todos los 20 de julio. Pero este año de bolsillos más flacos, predominarán las salidas ‘gasoleras’ o con más festejos en casa, donde cada uno de los invitados aporte lo suyo. De acuerdo a un relevamiento de la consultora Kantar Worldpanel, el 80% de los argentinos festeja el Día del Amigo. La opción "nos juntamos en alguna casa y cada uno lleva algo" es la más elegida en todos los niveles socioeconómicos. Sin embargo, como segunda opción, hay diferentes escenarios: mientras que en los segmentos socioeconómicos alto y medio alto, la alternativa más elegida es salir a comer afuera, en la base de la pirámide lo más común es juntarse en alguna casa y cocinar.

Este año, según la encuesta, creció el porcentaje de personas que prefieren juntarse en una casa y que cada uno lleve algo –pasó de 24% a 27%– y cayó la opción de "juntarse y cocinar" (de 19% a 16%).

Aunque los restaurantes porteños suelen estar llenos durante el festejo, atentos a las dificultades económicas de este año, muchos apostarán por las promociones para atraer clientes. Los locales gastronómicos vienen atravesando una situación difícil y no ven que haya una mejora en el corto plazo.

"No podemos abstraernos del marco de emergencia y crisis del sector. Seguramente, hay días donde hay mayor tendencia a salir a festejar. Pero el punto es el tipo de festejo que se elige. La gente va a ser más gasolera o se quedará en su casa. Todos vamos a tratar de apelar a la creatividad y el ingenio para llevar una buena alternativa a un precio bajo, de modo tal que se puede aprovechar las ganas de festejar", explicó Verónica Sánchez, presidente de la Cámara de Restaurantes porteños. Según Sánchez, en el último año cerraron cerca de 400 restaurantes en la ciudad, afectados por los aumentos de los costos en general.

Las promociones serán la clave. "Hoy mismo tenemos el 50% del salón lleno y siempre en los últimos días es cuando se terminan de completar las mesas. Por ahora nos pidieron de todo un poco, mesas grandes y chicas", destacó Alejandro Féraud, dueño y chef del restaurante Alo’s, de San Isidro. "Por suerte, al día de hoy ya tenemos el salón casi lleno para el Día del Amigo. Todas las mesas reservadas son grandes, de más de seis personas", detalló Alberto Giordano, dueño y chef de Ike Milano, en Martínez, con un menú de $ 350 por persona.

En Kokoro Sushi ofrecen un Combo de 80 unidades con un precio de $ 1510 para delivery y $ 1736 para el restaurante. En La Cabaña, de Puerto Madero, se agasajará a los grupos de amigos con un postre a elección, una copa y un café por persona. El precio promedio es entre $ 500 y $550 para el menú completo. En la parrilla La Dorita, con sucursales en Palermo, Belgrano y San Isidro, el precio por persona es de $ 350.

"Estamos en vacaciones, lo que genera un mayor flujo de gente en la calle. Hay más público y son momentos donde la gente tiende a gastar un poco más, pero también está la realidad, que es el límite del bolsillo. Todas estas circunstancias ayudan a no agravar la situación, pero no se va a resolver de un día para el otro", destacó Sánchez. Y aseguró que el sector, comparado con junio de este año, va a estar mejor; pero que los números estarán por debajo con respecto a julio de 2015.

"Hay un aumento de costos y ventas en caída estrepitosa y la imposibilidad de trasladar esas subas al cubierto. El aumento de las tarifas no fue el detonante, sino la estocada final", agregó la presidenta de la cámara.