Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

De las bicicletas a los vehículos utilitarios

Desde que en 1885 Armand Peugeot, hijo de industriales metalúrgicos, se lanzó a fabricar bicicletas, su apellido quedó ligado para siempre a la movilidad. Cuatro años más tarde, incursionó en la construcción de vehículos y a partir de allí cimentó un imperio. La marca se instaló en la Argentina en 1960, cuando inauguró su planta productiva en El Palomar (partido de Tres de Febrero), a la que luego sumó la planta de Jeppener, especializada en autopartes. En 1964 se unió a Citroën, y en los 80 a Fiat para conformar Sevel. En 2000, Automobiles Peugeot de Francia (PSA) retomó el control de su subsidiaria argentina, lanzando los modelos 306, 206 y los utilitarios Partner y Citroën Berlingo. El próximo paso será especializarse en vehículos utilitarios y pick ups.