Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Creemos que va a llevar de tres a cinco años recuperar la rentabilidad"

Optimista de cara al futuro, André Mendes, gerente general para el Cono Sur de Johnson & Johnson, asegura que no hubo crisis, que la empresa no perdió ventas en los últimos años, aunque sí rentabilidad. Está ampliando su fábrica local con u$s 100 millones para duplicar capacidad y cree que, a pesar de que hoy se vende menos que en 2015, el año cerrará con leve crecimiento y que 2017 será mejor

Los últimos años no fueron los mejores, pero tampoco hubo una crisis. Johnson & Johnson no perdió ventas y apostó a ampliar más la producción local con nuevas inversiones. Pero sí registró una pérdida de rentabilidad desde 2012 y hoy la expectativa es que comience a recuperarse gradualmente, proceso que podría demorar de tres a cinco años, aseguró el paulista André Mendes, gerente general para el Cono Sur (Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Bolivia) de Johnson & Johnson, en una entrevista con El Cronista.
"No nos guiamos por el corto plazo porque puede inmovilizar. Hoy el mercado está por debajo de 2015; se siente el impacto de la inflación, pero lo vemos como a muy corto plazo, a cuatro o cinco meses. Se espera una reactivación para el segundo semestre; por una recuperación salarial por paritarias, el poder adquisitivo será más equilibrado. En el año, esperamos que el sector de higiene y belleza crezca 2% o 3% en volumen, poco, pero sin crisis ni pérdidas.
–¿El mercado se redujo en los últimos cuatro años?
–No, como son productos masivos son menos volátiles, porque hay necesidad de comprarlos. Una toalla femenina se compra sí o sí. Se creció hasta 2011 inclusive, cuando empezaron los problemas con la balanza comercial y dejaron de crecer, sin caer. Este año será positivo y desde 2017, más acelerado. Se cree que a futuro habrá más crédito que ayude al consumo. El crecimiento en 2017 puede llegar al 4%. La expectativa es que afloje la presión de la inflación al bolsillo al consumidor. Ahora hay que aguantar.
–¿Cuánto esperan crecer?
–Tenemos negocios estratégicos que están creciendo y estamos contratando profesionales. El presidente mundial vino días atrás para ver cuál es nuestro plan de crecimiento. Este año vamos a crecer 10% más que el plan original previsto si continuaba el mismo modelo. La expectativa era de más inflación y gasto público y problemas con la balanza comercial. Vamos a apostar a la innovación y lanzar varios productos. Esperamos ganar market share y crecer por encima del mercado, con planes de inversión. No estamos vendiendo menos, si bien el consumo hoy no está fácil
–¿Prevén mantener la fabricación local de productos?
–Producimos en el país el 75% de lo que vendemos, antes era el 50%. Tenemos un plan de inversión de 2015 que termina en 2017 en el área comercial y fabril, de u$s 100 millones en los tres años, de los cuales u$s 35 millones son en producción. Duplicamos la capacidad de la planta de Pilar de toallas femeninas Siempre Libre, Carefree y productos para bebés, y construimos un gran depósito para los próximos cuatro o cinco años de crecimiento. Los demás productos se importan de Brasil, Colombia, Estados Unidos y un poco de Europa. Pero no se decidió por algunas dificultades temporarias con las importaciones, sino mirando a largo plazo. Hace 80 años que estamos en el país y estratégicamente es importante tener una planta. La Argentina tiene una ventaja competitiva importante: la calidad profesional, por la educación; las plantas operan muy bien, a costos razonables.
–Si se abren las importaciones, ¿conviene fabricar en el país?
–Conviene igual. No importamos por competitividad; para ser competitivos en la región hay que tener escala y las fábricas se hacen en varios países. La Argentina es competitiva, por eso fabricamos y exportamos a Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile. Los costos hoy son bastante competitivos frente a Brasil por la devaluación del peso. Brasil tiene una mayor escala, pero con el costo de transporte el valor es el mismo. Vamos a producir más en el país, sumar más masa crítica. El gerente mundial de plantas está en el país para evaluar las inversiones.
–¿Hubo realmente una crisis?
–No hay crisis, no hubo crisis de 2011 a 2015, es algo coyuntural. No nos interesa sobrevivir, sino crecer. Estamos saliendo de esta coyuntura mejor de lo que entramos. Los empleados están más comprometidos con la empresa, los procesos internos son mejores, estamos más preparados que antes.
–¿Qué le preocupa?
–La inflación, los precios y el consumo... pero soy positivo. Es importante que se controle la inflación; si se logra, todos disfrutaremos de un mejor consumo. Hay que tener conciencia al manejar precios, todos somos responsables; primero el Estado, por emitir dinero, y los empresarios que no se responsabilizan, hay que tener conciencia.
–¿Con qué calculo de inflación se manejan para este año?
–Con un 35% para todo el año. Hubo aumentos por devaluación pero nosotros no la compensamos. La devaluación fue de 50% pero los precios no aumentaron en igual forma, no se puede. Tenemos planes para crecer y también conciencia.
–¿Cómo está la rentabilidad?
–Fue muy golpeada desde 2012. Creemos que va a llevar de tres a cinco años recuperar la rentabilidad, no sé si se volverá a ser lo que era, pero se recuperará gradualmente. No sólo por precio, sino también bajando costos, por eso es importante también la producción local; con mayor volumen hay más masa crítica y mayor eficiencia.
–¿Cuáles son las expectativas a nivel general?
–La principal expectativa es que se vea una Argentina más conectada con el mundo. Para que sea posible hay que mejorar la confianza y veo varias señales en ese sentido. Hay pocos lugares hoy donde destinar el dinero y la Argentina está de moda, atrae la atención por la recuperación de la confiabilidad. Es el segundo mercado de América latina para Johnson & Johnson, detrás de Brasil, por encima de México.