Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Con precios en alza, la demanda de obras de arte de calidad es cada vez más escasa

La semana pasada, la oferta cayó a la mitad de lo que se subastaba hace un año. Sin embargo, los valores se incrementaron y la mayoría de los lotes fueron vendidos

Esta semana era muy importante para el mercado de arte y fue con alegría y optimismo el resultado. No era el mejor momento, ya que ayer se decidía si los británicos dejaban o no la Unión Europea. La oferta de obras era la mitad de lo ofrecido hace un año porque nadie quiere desprenderse de obras de arte. Los americanos están con el tema Trump y Hillary, y nosotros con monasterios y efedrina. A las tres de la tarde invernal argentina, el martes vi aparecer en mi pantalla la figura de una mujer muy linda que remataría los escasos 27 lotes que ofrecía Sotheby’s. Vestida con un fino vestido de seda azul y con brillo propio, era Helena Newman (50), quien con gran encanto y en sólo 60 minutos, recaudó u$s 152 millones.
Sólo tres lotes no pudo vender, pero cosechó interesantes récords gracias a clientes de 30 países. La primera sorpresa fue una pequeña escultura de Edgar Degas, que venía de capa caída en los últimos tres años de ventas, como lo comenté aquí hace dos años. Sus precios estaban con una baja promedio del 30%, así que no había mucho interés en la pequeña figura, de la cual hay 26 originales en bronce y que se cotizaba con una base de u$s 300.000. En buena puja se vendió en el triple: u$s 925.000.
Hay 75 modelos de Degas que fueron fundidos luego de la muerte del artista durante 20 años por Hebrard, en acuerdo con el gobierno francés y los herederos. Esas 2000 esculturas son generalmente bailarinas o damas saliendo del baño y caballos que son las más cotizadas. Cuando apareció el lote del Picasso cubista, la puja fue entre dos empleados de la casa. Uno tenía un teléfono y recibía ofertas de 500.000 libras por vez. El otro sabía cuál era su límite. Se estimaba en una venta de u$s 50 millones pero subió a u$s 63,6 millones y se convirtió en la obra cubista de precio más alto vendida en subasta. Su dueño la compró hace 43 años en 125 veces menos!!!
Es decir que su precio significa un retorno anual del 12% (como lo que pagan los bonos de Kicilof). La otra joya del remate era el retrato de la mujer de Amadeo Modigliani y había semi garantía de venta por la casa subastadora hacia el comprador-Pero subió tanto que no hizo falta ejecutarla. Se esperaban u$s 46 millones y se vendió en u$s 56,6 millones.
Hubo cinco candidatos pujando. Hace ocho meses se vendió una obra similar de belleza y tamaño en u$s 43 millones, por lo tanto hay que estimar una suba de sus precios en un 30%. Su vendedor la compró hace 30 años en 20 veces menos, por lo tanto ha tenido un retorno del 10,5% anual y la disfrutó tres décadas. Una linda y pequeña naturaleza de frutas de Paul Gauguin, realizada antes de su aventura en Tahití, duplicó las estimaciones y fue comprada por Acquavella Galleries de Nueva York en u$s 5 millones. También esta galería pagó u$s 1,5 millones por una constructiva obra del uruguayo Joaquín Torres García, que había costado tres veces menos hace 19 años, con un retorno del 6,4% anual. Hace un año la oferta era de 42 lotes y se vendieron u$s 262 millones.
Por lo tanto, ante menor oferta, menor recaudación, pero los precios de las obras importantes siguen en alza. Fracasó la venta del bronce de Rodin con una base de u$s 10 millones, y hay 30 bronces iguales conocidos y fundidos luego de la muerte del autor. Pero creemos que esta semana se venderá privadamente con seguridad, ya que sólo cinco están en manos privadas. ART Basel cerró el domingo con un gran éxito y ventas cercanas a los u$s 600 millones, con precio récord para un Richter de 15 metros que compró un chino millonario en cantidad no conocida pero que se estimo en u$s 30 millones y un Frank Stella en u$s 14 millones, Buen panorama para las ventas de arte contemporáneo de la semana próxima en Londres.
El miércoles, Sotheby’s vendió otros u$s 30 millones en obras no tan importantes y a la noche Christie’s no cosechó mucho y varios lotes no tuvieron candidatos. Como la firma cumple 250 años, están concentrando su oferta de grandes ventas para los próximos días y sobre todo con arte británico (Constable, Bacon, Freud, Henry Moore y Barbara Hepworth como figuras). Sólo se ofrecieron 33 obras a la venta, ya que tres fueron retiradas, entre ellas los dos Picasso que habían sido pintados el mismo día en 1946. Otras 11 quedaron sin candidatos y las 22 vendidos recaudaron u$s 38 millones. La figura fue el mediano retrato (55x38 cm) de Anna, la polaca mujer del marchand de Modigliani, que alcanzó u$s 12 millones, casi duplicando su estimación baja. Hay fuerte demanda para la obra de Marc Chagall; Henry Moore y del francés Bernard Buffet que alcanzó un nuevo record de u$s 1,5 millones en Christie’s. Veremos qué pasa en la semana próxima, donde disfrutaremos de cinco días de trabajo y sin feriados.