Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con la compra de Nextel, el Grupo Clarín aumenta su guerra contra las operadoras de telefonía celular

A través de Cablevisión, el holding de medios desembarca en los servicios móviles. Busca ofrecer el cuádruple play (telefonía fija y celular; internet y cable)

Con la compra de Nextel, el Grupo Clarín aumenta su guerra contra las operadoras de telefonía celular

Un día después de la visita de Héctor Magnetto del miércoles pasado a la Casa de Gobierno para reunirse con el presidente Mauricio Macri en su carácter de miembro de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), el Grupo Clarín anunció su decisión de quedarse con el 100% del capital social de Nextel.

Lo hará a través de Cablevisión, su subsidiaria en el negocio de la televisión por cable, que el 14 de septiembre del año pasado ya había comprado el 49% de la operadora de telefonía celular y se había reservado una opción para sumar el 51% restante. La transacción engloba un monto de u$s 165 millones más el derecho a una suma adicional de hasta u$s 13 millones sujeto al cumplimiento de determinadas condiciones. Se trata de la misma suma que Cablevisión informó cuando cerró la primera parte de la transacción con NII Holdings, dueño de Nextel. Es decir que en el momento de haber comunicado su desembarco en esta empresa con una minoría accionaria, la compañía del Grupo Clarín ya había reservado los dólares suficientes como para hacerse cargo de toda la operatoria. Ahora, abonará u$s 85 millones por ese 51%, dinero que forma parte de los u$s 166 millones ya anunciados. De esta forma, mayor holding de medios de la Argentina hace su ingreso al negocio de la telefonía celular, donde competirá con Movistar (Telefónica); Personal (Telecom) y Claro (América Móvil). Y estará posibilitado de ofrecer a sus usuarios del cuádruple play. Esto es cable, internet; telefonía fija y telefonía móvil. En el caso de internet lo hace a través de Fibertel, mientras que en lo que respecta a telefonía fija, Cablevisión tiene aval estatal desde hace ya varios años para brindar este sistema, lo cual no ha hecho aún porque el gobierno kirchnerista le negó sistemáticamente la entrega de numeración.

Ayer, tanto Clarín como Cablevisión informaron a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el cierre de la transacción, así como la obligación de presentar los papeles ante el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), para obtener las autorizaciones necesarias con el fin de hacer efectivo su ingreso a Nextel. En el organismo que preside Miguel De Godoy precisaron a El Cronista que estudiarán los términos del acuerdo, pero declinaron anticipar la decisión que adoptará este ente sucesor de los disueltos Afsca y Aftic, con los cuales el kirchnerismo intentó controlar los mercados de medios de comunicación audiovisual y de telecomunicaciones.

De hecho, esta transacción se había judicializado cuando el organismo que presidía Norberto Berner intentó frenarla asegurando que no prestaba su aval por entender que no reunía las condiciones adecuadas. En ese momento, Clarín recurrió a la justicia sosteniendo que, al no ser una toma de control, no debía pedir autorización de ningún organismo oficial. En noviembre pasado, un fallo de la justicia federal frenó la decisión del gobierno de Cristina Fernández. De todos modos, con el cambio de gobierno se abrió otro panorama para Clarín, no sólo en el caso de su ingreso a Nextel que tiene dos millones de clientes, sino también en lo que respecta a la Ley de Medios, ya que, con las modificaciones a esta legislación y la Ley Argentina Digital, ya no tiene necesidad de mantener su plan de desinversión y podrá mantener su estructura de medios tal como se encuentra distribuida en la actualidad.

Los argumentos esgrimidos por Cablevisión y Clarín para quedarse con Nextel tienen que ver con la necesidad de preservarse ante la incipiente competencia que tendrán de las operadoras de telefonía celular en el negocio de la televisión paga. Es que estas empresas fueron autorizadas a desembarcar en dicho sector precisamente por los cambios realizados por el Gobierno a la Ley Argentina Digital. Así lo dio a entender Jorge Rendo, actual presidente de Clarín, en la reunión de directorio que el grupo celebró el miércoles para ultimar los detalles de la compra del 51% restante de Nextel.

En el encuentro se aclaró que el holding tenía la opción directa o indirecta de comprarle a NII Mercosur Telecom, S.L.U, titular del 51% del capital social y votos de Nextel, 19 millones de acciones de valor nominal $1 cada una y con derecho a un voto por acción representativas del 2,4% del capital social y votos de la operadora. Además, acordó con Televisión Dirigida S.A, subsidiaria de la Sociedad, la compra de otras 393 millones de acciones de valor nominal $1 cada una y con derecho a un voto por acción representativas del 48,6% del capital social y votos de Nextel.

En ese sentido, Rendo explicó que la sociedad realizó una consulta previa con asesores legales expertos en materia regulatoria y con la asesora legal de Clarín, María de los Milagros Páez, quienes manifestaron que en función de lo dispuesto por el nuevo marco legal, las opciones pueden ser ejercidas para luego solicitar la autorización que exige el art. 8 del Decreto 267/2015.

Dicho artículo, que modificó el artículo 13 de la Ley 27.078, sostiene que las transferencias de las cuotas sociales sobre sociedades licenciatarias se considerarán efectuadas ad referéndum de la aprobación del Enacom y deberán ser comunicadas dentro de los 30 días posteriores a su perfeccionamiento. Rendo explicó al resto del directorio que la compra de Nextel permite al grupo preservar su competitividad en el campo de las telecomunicaciones "que requiere ineludiblemente la articulación de servicios fijos y móviles para satisfacer las nuevas demandas de los usuarios".

Añadió que las empresas de celulares se les ha dado la posibilidad de sumar, a sus servicios de telefonía básica, móvil y de banda ancha el de video en un plazo de dos años. "A efectos de no estar en una situación de inferioridad competitiva, ya que actualmente sólo ofrece servicios de video y banda ancha, es necesario que la sociedad avance hacia convertirse rápidamente en un operador pleno de telecomunicaciones", agregó Rendo. También hizo referencia a la necesidad de "lograr un equilibrio en la administración de redes fijas y móviles que son las que le van a dar la oportunidad de poder llegar a los consumidores con un servicio de cuádruple play".

Para el ejecutivo, los cambios en el marco legal "han despejado el riesgo regulatorio que pendía sobre la sociedad respecto de su adecuación a la ley de medios, que fuera mencionado en su momento como una preocupación de la minoría respecto de esta transacción". Pero la decisión implicará una fuerte apuesta a nuevas inversiones para mejorar la tecnología tanto de Cablevisión como de Nextel, atrasadas. También para incrementar el share en el sector móvil, donde hoy compite con un 3% del total, contra el 33% que tiene cada una de las grandes operadoras.