Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Con la compra de Kraft frustrada, Unilever se hundió en la Bolsa

La alimenticia de EE.UU. retiró la oferta de u$s 143.000 millones que hizo para quedarse con la firma angloholandesa. Otras grandes empresas del sector serían ahora el objetivo de Kraft

Con la compra de Kraft frustrada, Unilever se hundió en la Bolsa

Las acciones de la compañía angloholandesa Unilever se desplomaron ayer 6% en Europa, después de que su rival estadounidense Kraft Heinz retiró abruptamente su propuesta de fusión por u$s 143.000 millones que las hubiera llevado a convertirse en uno de los mayores conglomerados mundiales dedicados a los alimentos, los productos de cuidado personal y limpieza.

A la vez, con esta operación frustrada, se desató una ola de rumores vinculados con que se abren nuevas posibilidades para otras grandes compañías de recibir ofertas de compra similares. No se descarta que esta operación vuelva a intentarse, aunque tras retirar la oferta, de acuerdo con la legislación del Reino Unido, no podrá retomarse por seis meses.


Una vez pasado este tiempo, Kraft puede volver a intentarlo aunque los analistas aseguran que no sería en los mismos términos.

Kraft es una compañía controlada por el magnate estadounidense Warren Buffet a través de Berkshire Hathaway junto con el fondo brasileño de inversiones 3G Capital. La semana pasada trascendió que quería comprar Unilever para crear un gigante de bienes de consumo mundial, pero su oferta fue rechazada rotundamente en solo dos días por el fabricante de la mayonesa Hellmanns y el jabón Dove.

Según fuentes vinculadas con la negociación, Kraft no esperaba encontrar la resistencia que recibió del presidente ejecutivo de Unilever, Paul Polman, quien rechazó la oferta con el duro argumento de que no tenía "valor financiero o estratégico".

Finalmente, ambas compañías indicaron en un comunicado poco común en la industria que "Kraft Heinz aceptó de forma amigable retirar su propuesta en la que buscaba acercar a las dos empresas. Unilever y Kraft Heinz se estiman mutuamente.

Kraft Heinz tiene el mayor respeto por la cultura, la estrategia y la dirección de Unilever".

Según dijo a la agencia Reuters un importante accionista del grupo "el precio de las acciones de Unilever aún tiene un excelente desempeño. En esta etapa me parece muy poco probable que Unilever quede sujeta a una adquisición porque va a poder mejorar sus defensas y enfocarse más en la rentabilidad".

Las acciones de Unilever en Londres habían subido un 13% el viernes, cuando la oferta se hizo pública.

No sorprende.

Una combinación de las dos firmas habría representado la mayor adquisición de una compañía con sede en el Reino Unido, según datos de Thomson Reuters, y una de las mayores de la historia corporativa internacional.

A partir de esta operación frustrada comenzaron las especulaciones sobre cuales serán los pasos a seguir de ambos gigantes. Analistas aseguran que ya se habla de varias compañías sobre las que podría estar interesada Kraft Heinz a partir del no de Unilever, e incluso en las que este último estaría poniendo la mira para ampliar sus negocios. Las que suenan más fuerte y además tienen valores de mercado más bajos son Clorox (u$s 17.000), Kimberly-Clark (u$s 47.000 millones) y Colgate-Palmolive (u$s 64.000 millones). En medios británicos se dijo también que podría entrar en escena Nestlé, el mayor fabricante de alimentos del mundo. La firma tiene un valor de u$s 227.000 millones y como varios de estos grandes grupos dedicados a la alimentación también se encuentra viendo reducidos sus márgenes de ganancias.