Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Con Nidera y Syngenta, los grupos chinos suman poder en el negocio global de semillas

Esta semana cerraron dos operaciones que confirman la intención de liderazgo de firmas asiáticas como Cofco y ChemChina, dueñas de dos de las compañías líderes en este sector

Nidera emplea alrededor de 4000 personas a nivel mundial en 22 países

Nidera emplea alrededor de 4000 personas a nivel mundial en 22 países

El mercado mundial de semillas se encuentra en un punto de inflexión. El derrumbe generalizado de los precios de los commodities en los últimos años derivó en una recomposición del mapa global de los principales actores en el rubro alimenticio, incluyendo desde los tradicionales traders hasta las compañías especializadas en agroquímicos y propiedad intelectual. Y son principalmente las compañías chinas, justamente el mayor demandante mundial de alimentos, las que patearon el tablero y hacen gala de su poderío.

En lo que va del año, ya son dos las grandes compañías multinacionales adquiridas por conglomerados chinos. En febrero, el gigante suizo de la industria de semillas y agroquímicos Syngenta aceptó la propuesta de adquisición de parte de ChemChina (China National Chemical Corp.) por u$s 43.000 millones, lo que constituyó la mayor operación de compra de una empresa china en el extranjero. Una operación que esta semana tuvo novedades de parte del Comité de Inversiones Extranjeras de los Estados Unidos (Cfius, por sus siglas en inglés), que dio el aval para cerrar el acuerdo.

Esto, según comentaron las empresas, aumenta las posibilidades de que la misma concluya con éxito, aunque aún debe enfrentar posibles obstáculos de los entes reguladores de la Unión Europea. Más allá del mercado de las semillas, se trata de una jugada clave para una compañía que lleva años tratando de elevar su perfil internacional. El año pasado, la empresa anunció la adquisición del fabricante italiano de neumáticos Pirelli, por cerca de u$s 7700 millones.

Ayer fue el turno de la empresa estatal china Cofco (China National Cereals, Oil & Foodstuffs), que realizó una jugada más estratégica y escalonada pero finalmente se quedó con el 100% de Nidera, según anunció la compañía en un comunicado global. En 2014, el conglomerado que en China maneja la provisión de granos para diversas industrias alimenticias, había adquirido el 51% de Nidera, operación por la que habría pagado más de u$s 1000 millones (en este caso, no trascendió el monto total de la compra del 49% restante).

Recientemente la misma compañía se había quedado también con el 100% de la cerealera Noble, por lo que a partir de ahora todo el negocio de comercialización lo manejará bajo el nombre de Cofco Agri. Así se convertirá en uno de los traders de granos más importantes del mundo. El año pasado, comercializó más de 47 millones de toneladas a nivel mundial y facturó u$s 16.900 millones (el grupo entero facturó más de u$s 30.000 millones). La ambición de las compañías chinas se explica en el crecimiento de los últimos 20 años, un auge que impulsó el consumo de soja que aumentó casi siete veces en el gigante asiático, pasando de 14 millones de toneladas en 1996 a un estimado de 95 millones de toneladas en 2016. Sólo en los últimos cinco años las importaciones chinas de soja crecieron a un ritmo del 8% anual, con 8 millones de toneladas por año.

Según datos de Dealogic, las empresas estatales chinas están saliendo de compras en un intento por diversificar sus ventas en un momento en que la economía de dicho país se desacelera. En lo que va del año, se estima que firmaron acuerdos en el extranjero por u$s 159.200 millones, superando el récord registrado en todo 2015. Pero si bien las empresas chinas son las protagonistas en esta nueva ola de fusiones, ésta se da en un contexto donde las condiciones parecen favorables para las compañías de todo el mundo para juntar fuerzas. Según difundió el diario The Wall Street Journal, la Comisión Europea inició una amplia investigación sobre la propuesta fusión de Dow Chemical y DuPont Co. para determinar si reducirá la competencia en los negocios de plaguicidas y petroquímicos.

A esto se suma la intención de compra de Monsanto por parte de Bayer. El grupo químico y farmacéutico alemán ofreció comprar el 100% de las acciones de la estadounidense líder mundial en semillas y agroinsumos, en una suma considerada como la mayor en efectivo de la historia: unos u$s 62.000 millones (u$s 122 por acción), aunque todavía no pudo cerrar la operación. Monsanto rechazó la compra por insuficiente, pero todavía continúa negociando.