Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Coca-Cola sale a competir con Vicentin para quedarse con los yogures y flanes de SanCor

Tras la oferta formal del grupo agroindustrial, la multinacional de bebidas admitió sus intenciones. Pero deberá ofrecer más de u$s 100 millones para ganar la disputa

El segmento de productos frescos de SanCor atrae a nuevos interesados

El segmento de productos frescos de SanCor atrae a nuevos interesados

La filial local de Coca-Cola se metió en el medio de la oferta del fondo inversor de la familia Vicentin por el negocio de flanes y yogures de SanCor. Fuentes de la mayor compañía de bebidas gaseosas del mundo confirmaron ayer a El Cronista que están dispuestos a quedarse con en segmento más rentable que hoy tiene la láctea oriunda de Santa Fe.

"Estamos dispuestos a ir a un proceso competitivo para la compra del negocio de yogures, postres y flanes de SanCor", admitieron los voceros locales sin brindar más detalles sobre si ya presentaron una propuesta formal. De ser así, debería superar los u$s 100 millones que Vicentin Family Group anunció ayer estar dispuestos a pagar por el 90% del capital y votos de Alimentos Refrigerados S.A (ARSA), que tiene a su cargo la producción y venta de los productos frescos de la láctea.

De hecho, en el mercado se asegura que la oferta de Vicentin contendría una cláusula de exclusividad que le permitiría ser la única a tratarse durante una asamblea de accionistas de la cooperativa láctea que se llevará a cabo el miércoles de la semana próxima en la localidad santafesina de Sunchales, sede de SanCor. Se espera que sea una multitudinaria asamblea en la cual estará en juego la supervivencia de la compañía y será crucial para los 4600 empleados y 1600 tambos de Santa Fe y Córdoba, a los que el complejo lácteo le compra su producción.

El segmento de frescos es el negocio más rentable de SanCor, que sufre una fuerte crisis financiera iniciada luego de no haber podido cobrar una fuerte deuda que acumula el gobierno de Venezuela por el envío de leche en polvo a ese país. Si durante la asamblea se aprueba la operación, SanCor pasará a controlar la producción de leche, para la que todavía no ha encontrado un comprador ya que tiene muchas posibilidades de ser vendida también.

En el caso de Coca-Cola, estaría dispuesta a replicar lo que hizo en Brasil, donde en diciembre del año pasado compró la procesadora de lácteos Verde Campo, en Minas Gerais, el mayor estado productor lácteo del país vecino. Lo hizo a través de Leão Alimentos, la sociedad entre Coca-Cola y sus empresas embotelladoras en Brasil. La multinacional hizo lo mismo en otros países de la región. Por caso, en 2012, su controlada Jugos del Valle y ocho de sus embotelladoras adquirieron Santa Clara, la mayor empresa láctea de México. Un año más tarde Arca Continental, la segunda mayor embotelladora de Coca-Cola de la región, pagó u$s 400 millones por la láctea Tonicorp de Ecuador.

Por eso busca ahora desembarcar en este segmento en Argentina. Para hacerlo, deberá mejorar la propuesta de Vicentin y lograr que la asamblea de accionistas de la semana próxima de SanCor tenga en cuenta sus intenciones de compra. Seguramente, insistirá con la iniciativa local para confirmar la política de la dirección de Atlanta de invertir en el mercado de productos lácteos y bebidas saludables.

Incluso en Estados Unidos, en febrero de 2015 lanzó la marca de leche FairLife con cuatro versiones; sin grasa; con grasa reducida; entera y de chocolate, Fairlife, que Coca-Cola creó en colaboración con la cooperativa láctea Select Milk Producers en el 2012, dice que su leche pasa por un proceso de filtrado similar al que se somete a la leche desnatada. Se utilizan filtros para separar los componentes de la leche, se le añaden más de los componentes favorables y se le restan los menos favorables.