Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Cerró una fábrica de calzado proveedora de Puma en San Luis

Tras 30 años de relación comercial con la firma alemana, la pyme Herzo de San Luis cerró con 200 despidos. Caída del consumo y suba de importaciones impulsaron la decisión

Puma tiene en Argentina las únicas cuatro plantas productivas por fuera de Alemania

Puma tiene en Argentina las únicas cuatro plantas productivas por fuera de Alemania

Luego de más de 30 años de trayectoria en la industria del calzado deportivo, y un tiempo similar de relación con la marca alemana Puma, la firma Herzo, una pyme de capitales nacionales con sede en San Luis, cerró esta semana definitivamente sus puertas. Los 200 empleados de la fábrica y su principal cliente se enteraron de la decisión el 29 de noviembre, cuando llegaron los telegramas. La medida golpeó fuertemente a la comunidad puntana de Concarán, de sólo 5100 habitantes.

La empresa aclaró en una comunicación firmada por Marcelo Iglesias, su apoderado, que "la situación del mercado argentino nos llevó a discontinuar la actividad". Ya en junio, la firma había advertido a sus empleados de las dificultades que atravesaba "por no poder competir contra los productos importados que comenzaron a entrar al país desde diciembre de 2015".

Consultado por este diario, un vocero de Puma destacó que el cierre de su proveedora de San Luis "no afecta las actividades de la compañía, que tiene en la provincia de La Rioja, bajo la razón social Unisol, las únicas cuatro fábricas de indumentaria y calzado por fuera de Alemania". Se trata de las plantas productivas ubicadas en La Rioja Capital, Sanagasta, Chamical y Chilecito, cuyos 1100 empleados debieron tomar vacaciones anticipadas en octubre "con motivo de un reordenamiento de los procesos logísticos".

La misma fuente desmintió que la medida haya obedecido a dificultades en el mercado local. "Cayeron las ventas y el consumo, pero esto no afecta por ahora los planes de producción", aseguró y recordó que recientemente la firma había anunciado una inversión de $ 20 millones para mejoras en el proceso productivo y de logística.

En tanto, desde la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado, destacaron que "el cierre de Herzo y los problemas que atraviesa Unisol son parte de la destrucción de la producción nacional que en lo que va del año ya ocasionó 3.500 despidos en todo el país. El desplome del mercado interno, sumado a la apertura de importaciones de productos terminados, afectaron seriamente al sector de calzado en general, y de zapatillas en particular.

El titular de la Cámara del Calzado, Alberto Sellaro, destacó en declaraciones radiales que "a pesar de haber acordado con el Gobierno un cupo a las importaciones por dos años, la caída del consumo de zapatos ya llegó al 30%".

El panorama se completa con la crisis que vive el sector de indumentaria, que según datos de la Asociación Obrera Textil (AOT), se refleja en la pérdida de más de 4100 puestos de trabajo formal en los primeros diez meses del año. En tanto, el presidente de la Fundación ProTejer, que agrupa a las principales textiles locales, destacó que el año terminará con un 10% arriba en materia de importaciones, en un mercado que es 15% más chico".

Más notas de tu interés

Comentarios1
Pablo Marcos
Pablo Marcos 01/12/2016 11:56:43

Vamos , ahora podemos comprar zapatillas importadas mas baratas, Gracias Mauricio