Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Canale cierra una planta en Mendoza por conflicto con sus trabajadores

La firma propiedad de ALCO, demora el pago de salarios. Esgrime alta presión impositiva y poca competitividad de las exportaciones por las medidas del gobierno anterior

Canale cierra una planta en Mendoza por conflicto con sus trabajadores

Luego de trabajar al 20% en los últimos días, la compañía Canale decidió cerrar de manera temporaria la planta de Tupungato, en Mendoza, donde trabajan 120 operarios y se procesan frutos desde duraznos envasados, cócteles de fruta o peras, hasta tanto no se haga efectivo el aporte del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear).


Según afirmaron a El Cronista desde el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de Mendoza, se estima que el mismo se hará efectivo entre jueves y viernes de la semana que viene, y que de esa forma se saldarán las deudas que la compañía ostenta con los trabajadores.


Por su parte, fuentes de la compañía confirmaron la situación y precisaron que el personal no estaba dispuesto a trabajar ante el atraso salarial que la compañía mantiene, dos quincenas para la planta permanente de Tupungato. "Al personal no se le descontarán los días no trabajados", afirmaron.


El Secretario Adjunto de dicho gremio, Alberto Miranda, señaló, tras reunirse las partes en la Subsecretaria de Trabajo ayer, que existe buena predisposición para solucionar lo adeudado, algo que se vio plasmado con el pago por parte de la empresa de una de las quincenas. "Todavía se deben dos quincenas y media a los operarios jornalizados que trabajan por horas y tres a los mensuales", afirmó Miranda.


La situación llegó a su punto más caliente esta semana cuando trabajadores efectivos de la planta de Tupungato se encontraron con las puertas cerradas y la orden de la firma de no dejarlos ingresar. La compañía viene atravesando varios puntos conflictivos en los últimos meses, entre los que se incluyen crisis financiera, problemas para exportar, suspensión de personal, hasta un salvataje de $ 150 millones, gestionado por el Ministerio de Economía de la Nación, en ese momento a cargo de Axel Kicillof.


El incidente se suma a otras irregularidades que los trabajadores de Tunuyán y General Alvear (donde también tiene plantas la compañía) vienen denunciando. El argumento que vienen sosteniendo desde la empresa es que no reciben un crédito que tramitaron en la Nación, según informó el diario mendocino Los Andes.


"Estamos trabajando con el Ministerio de Producción para encontrar una salida en conjunto que permita la continuidad de la empresa en todo su potencial. La planta de Tupungato va a reabrir apenas consigamos el capital de trabajo necesario para operarla", afirmaron desde la compañía, propiedad del grupo Alco.


Según la ex CICA, la situación de descapitalización extendida en la industria conservera, se generó a partir de una serie de malas temporadas agrícolas, una situación poco competitiva para las exportaciones, producto del atraso cambiario durante el gobierno anterior, y una excesiva presión impositiva. "Es una crisis que lleva más de dos años", destacaron.