Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Caída histórica: más de 20% de las obras subastadas en Nueva York quedaron sin vender

El mercado del arte se está reacomodando. En las últimas semanas, registró poca oferta y poca demanda. Se estima que esta tendencia continuaría durante todo el año

Le Sabbat, por Wifredo Lam, pintado en 1964. Sus ventas cayeron 23%

Le Sabbat, por Wifredo Lam, pintado en 1964. Sus ventas cayeron 23%

En las últimas cuatro semanas de ventas en Nueva York se estima que hubo un 40% menos de volumen de ventas. El promedio de lo que no se vende está en el 23% que es un porcentaje histórico.

Pocas fueron las garantías que dieron las casas de subasta. Sólo Sotheby’s dio siete garantías en sus ventas de arte contemporáneo. En tres de ellas superó el estimado mínimo y en cuatro se vendieron debajo de lo estimado. Se está reacomodando el mercado, una tendencia que seguirá durante todo este año. Es algo sano para el mercado.
El lunes, comenzaron las ventas de Arte Latinoamericano en Nueva York. Phillips logró vender por u$s 4,6 millones y 90 obras, con un buen promedio de u$s 50.000. No hubo candidatos para el 32% de lo ofertado.

El martes, la venta fue en Sotheby’s que llegó a u$s 16,3 millones en sus subastas de latinoamericanos, un volumen pobre para esta casa que normalmente supera los u$s 20 millones en ventas latinas. Por ejemplo, el año pasado vendieron un Tamayo en más de u$s 3 millones y un Wifredo Lam en u$s 1,2 millones. Ahora sus ventas significan un 23% inferiores.

Dos obras del mexicano Rufino Tamayo se vendieron debajo de las estimaciones. La más importante titulada ‘El Figón’ había sido pagada u$s 400.000 hace 17 años y ahora alcanzó los u$s 950.000. Fuerte perdida para el dueño que recibirá menos de u$s 750.000 y con la inflación del dólar, no recuperará lo abonado. Al menos la disfrutó casi dos décadas.

El Joaquín Torres García, cuyo producido es donado al MOMA, se vendió en bajos u$s 880.000; un lindo Claudio Bravo de paños ‘zurbaranescos‘ llegó a los u$s 910.000 y una obra de Guillermo Kuitca llegó a los u$s 125.000. Sin embargo, la obra de Antonio Seguí duplicó su pobre base de u$s 40.000.

Se vendieron también bien las obras de los venezolanos Jesús Soto y Carlos Cruz-Diez (93), quien sigue trabajando en París junto a sus familiares. Sus valores promedio son de u$s 250.000 por obra.
Al día siguiente Sotheby’s, en Londres, logró buenas ventas del 70% de lo ofrecido en el remate de obras del Siglo XIX. Fueron 33 pinturas vendidas en u$s 7,6 millones, con un promedio de u$s 230.000 por obra y con buenas ventas de la Escuela Española. Mejor le fue a Chrisitie’s el miércoles a la tarde donde logró casi u$s 15 millones en 64 ventas en pinturas y esculturas latinas, que continuaron ayer jueves a la tarde.

Vendieron ocho boteros en u$s 4 millones, un buen promedio de medio millón para cuatro esculturas en bronce y otras tantas pinturas. La más importante de las esculturas fue una real ‘ganga’ que se vendió en u$s 750.000 y por otras similares en Miami piden u$s 2 millones.

Se vendieron bien las seis obras de Rufino Tamayo ofrecidas. La más importante ‘Maestros cantores’, era de 1949 y de medianas medidas de 85 x 70 cm. Se vendió en muy buenos u$s 2,2 millones, que lo ponen como una de las 10 obras de mayor precio en ventas de subasta del mexicano. Muy buena venta logró un característico Wifredo Lam de 105 x 130 cm., que se vendió en u$s 785.000.

La niña de Diego de Rivera se vendió en escasos u$s 1,2 millones. El mexicano decía que sus niñas eran "semillas de cambio" y son lo más típico de su producción. En esta semana se informó que Eduardo Costantini acaba de comprar una obra en u$s 15,7 millones del autor y seguramente dentro de un año estará en exhibición en el Malba. En Buenos Aires el medio artístico está de luto ante el fallecimiento del enorme creador que es Gyula Kosice.