Cada vez más argentinos rinden exámenes internacionales para trabajar o estudiar afuera

En los últimos tres años creció un 10% la inscripción al examen Toefl IBT, uno de los requisitos obligatorios de universidades y varias empresas en el exterior. Muchos buscan mejores oportunidades educativas y laborales, aunque la mayoría vuelve al país después de la experiencia.

Desde hace varios años muchos argentinos buscan en el extranjero perfeccionar sus capacidades y así conseguir mejores puestos laborales, pero en los últimos tres años hubo un marcado incremento de aquellos que quieren explorar nuevos horizontes en países de habla inglesa.

Así lo refleja el incremento del 10% en la inscripción del examen Toefl IBT, requisito fundamental de universidades americanas y muchas empresas con sede en el extranjero.

“Vimos un incremento en el número de personas que tomaron el examen desde Argentina. En los últimos tres años, el crecimiento en promedio de la suscripción al Toefl IBT fue de aproximadamente del 10%”, sostiene Jennifer Brown, Directora Ejecutiva del Programa Toefl del Educational Testing Service (ETS), encargado de diseñar el examen, desde su sede en Princeton, Estados Unidos.

Pero la tendencia no es solo local. El programa notó un acrecentamiento en la inscripción desde América latina de un 16% en promedio en los últimos tres años, mientras que a nivel global la suba fue del 11% en 2012, comparado con el año anterior, señalan desde ETS.

“El examen fue diseñado a principios de los años '60 para evaluar el dominio del Inglés a quienes no hablan ese idioma como lengua materna y que tengan la intención de estudiar en instituciones donde el Inglés es el idioma de la instrucción. Más de 9 mil organizaciones en más de 130 países utilizan el examen”, explica Brown a Cronista.com.

Por su parte, Jacqueline Rosenbach licenciada en Comunicación Social de 24 años que vive en Belgrano, cuenta que decidió rendir el examen para sumar experiencia. “Decidí dar el Toefl porque tengo ganas de tomar algún curso de posgrado en el exterior y en todas las universidades de lengua inglesa te piden como requisito el Toefl o el IELTS. Además tengo pensado aplicar a algunas becas para costear mis estudios que también piden como requisito necesario que puedas certificar tu nivel de inglés a partir de alguno de esos dos exámenes”, cuenta.

Rosenbach destaca también que no le fue fácil encontrar lugar para rendir el examen. “Tenía pensado darlo en octubre pero en agosto ingresé en el sitio web para registrarme y resultó que en Buenos Aires ya estaban todas las vacantes ocupadas hasta fines de noviembre. Para no quedarme sin lugar, decidí rendirlo a fines de noviembre en Rosario”, relata.

El costo de la evaluación es desde 160 dólares. En Capital Federal, el Instituto Cultural Argentino Norteamericano (Icana) es el encargado de tomar el examen, mientras que en la provincia de Buenos Aires, el trabajo recaía en la Asociación de Escuelas Lincoln, actualmente suspendido aunque en tratativas de retomarlo, según aclararon desde la institución. También se puede rendir el examen en las ciudades de Rosario, Mar del Plata, Córdoba, Mendoza, Posadas y San Miguel de Tucumán.

Mejor suerte tuvo Anabella, de 24 años, Licenciada en Economía Empresarial de la Universidad Torcuato Di Tella. “Decidí tomar el Toefl porque era un requisito necesario para poder aplicar al curso que quería hacer en Columbia University. Pude encontrar lugar perfectamente para la fecha exacta que quería rendirlo”. Anabella se presentó para el Toefl a principios de 2012, cursó un semestre en la universidad y ahora trabaja en una empresa de inversiones en Buenos Aires.

Desde uno de los institutos donde se rinde el examen coincidieron en que “hubo un aumento en el volumen de alumnos que se inscribieron en el examen. Hay una demanda bastante grande. Antes al menos se necesitaban dos semanas para la inscripción, ahora se necesitan dos meses de anticipación”.

Por último, María Clara Severo, profesora de inglés que prepara alumnos para exámenes internacionales hace más de 10 años también notó este aumento en la demanda. “Desde mediados del año pasado que noto un incremento en la cantidad de alumnos que quieren dar el examen. Por lo general, los alumnos quieren tener la experiencia internacional de estudiar afuera y probar trabajar, también”, relata, aunque destaca: “La mayoría piensa en volver al país después de la experiencia”.

Tags relacionados