Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Cablevisión sale a buscar hasta u$s 1000 millones en los mercados de capitales

Usará el dinero para refinanciar deuda y en un plan de inversiones para su negocio móvil que lanzará cuando Nextel obtenga del Estado espectro para ampliar operaciones

Cablevisión sale a buscar hasta u$s 1000 millones en los mercados de capitales

Tras los cambios en las leyes que regulan los mercados de telecomunicaciones y de medios, y de haber logrado el aval del nuevo gobierno para operar Nextel, el Grupo Clarín sale a buscar fondos frescos en los mercados de capitales para financiar un agresivo proceso de expansión de Cablevisión. Su controlada, considerada la principal operadora de televisión por cable del país, amplió un plan de emisión de obligaciones negociables (ON) por u$s 500 millones que ya había sido aprobado por directorio en 2014. Ahora lo llevó hasta los u$s 1000 millones, dinero que cuando la empresa que dirige Carlos Moltini obtenga lo volcará en parte a reformular su deuda y al proceso de inversiones que, entre otros aspectos, contempla el desarrollo del negocio de la telefonía móvil a través de Nextel.

La semana pasada, una asamblea de accionistas autorizó al directorio de Cablevisión a lanzar un programa global de emisión de obligaciones negociables simples y no convertibles en acciones) por un valor nominal de hasta u$s 1000 millones "en cualquier momento". De hecho, el monto puede llegar a incrementarse ya que también se permitirá modificarlo "a efectos de aumentar su monto máximo sin el consentimiento de los tenedores de obligaciones negociables", tal como ya figura en el prospecto al cual tuvo acceso El Cronista. El plazo del programa es de cinco años, contados desde la fecha de autorización de la Comisión Nacional de Valores (CNV). Además, las ON podrán ser emitidas en cualquier moneda, y tendrán plazos de amortización que no serán inferiores a siete días desde la fecha de emisión respectiva o el plazo menor requerido por las normas de la CNV.

Según pudo saber este medio, gran parte de los fondos irán a financiar el cambio de modelo comercial que Cablevisión tiene ideado para Nextel, con la cual buscará competir en el negocio de la telefonía celular con Telefónica, Telecom y América Móvil. Si bien su desembarco en la ex empresa de NII Holdings fue aprobado por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) a principios de año, el organismo todavía no dispuso la forma en la cual le otorgará el espectro necesario para poder llevar adelante su ingreso en el segmento de la tecnología 4G. En este sentido, fuentes cercanas a Cablevisión admiten tener fuertes planes de inversión para Nextel. Pero los supeditan a que el Estado le adjudique las bandas. "Sin espectro no hay plan de inversiones posibles", dicen las fuentes. En este sentido, se debe recordar que Nextel quedó afuera de la licitación que el anterior gobierno kirchnerista llevó a cabo en septiembre de 2014 y que repartió el espectro entre Movistar, Claro y Personal, y el entregó al grupo Vila-Manzano, a través de su controlada Arlink, una porción del espectro con uso de las bandas de 15 años.

Sin embargo, luego se lo quitó, lo cual generó una disputa legal que aún se mantiene pendiente ya que las nuevas autoridades del sector siguen sin definir si Argentina tendrá un cuarto operador ‘entrante’ en el mercado de las telecomunicaciones.

El kirchnerismo también dejó afuera a Cablevisión, que se había presentado a la compulsa que prometía que con la entrega de más banda el servicio mostrará fuertes mejoras. Lo que en concreto se lograron fueron ingresos por más de u$s 6000 millones por la licitación de bandas de 4G y un remanente de la red 3G que había adquirido Arsat en 2012, pero no usó. En su momento, Cablevisión impugnó el pliego, reclamó la suspención de la licitación y la redacción de un nuevo pliego argumentando que el proceso estuvo orientado a cederle las bandas a las telefónicas "de manera que consoliden su posición en el mercado".