Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Brasil: por presión de Techint, echan al CEO de Usiminas

El holding que dirige Paolo Rocca es uno de los dos accionistas de la compañía, junto a Nippon Steel. La salida de Romel de Souza, abrió una crisis entre ambos socios

Brasil: por presión de Techint, echan al CEO de Usiminas

La guerra por el control de Usiminas entre el grupo local Ternium/Techint y sus socios japoneses de Nippon Steel & Sumimoto, sumó un nuevo capítulo con la destitución del presidente ejecutivo del mayor holding siderúrgico de Brasil.

El viernes pasado, la mayoría de los 11 miembros del Consejo Directivo de la compañía del país vecino votó por la destitución de Romel de Souza de su cargo. La decisión fue impulsada por los representantes del holding que controla Paolo Rocca, junto a otros accionistas minoritarios de Usiminas.

La votación fue siete a cuatro a favor de la salida del ejecutivo, marcando por segunda vez en cerca de un año el cambio de comando en Usiminas, quien fue reemplazado por Sergio Leite, con lazos cercanos a Ternium. En tanto, De Souza es defendido por Nippon Steel, por lo cual el caso va camino a resolverse en la justicia brasileña.

La votación marcó una réplica a lo ocurrido en mayo del año pasado, cuando el mismo Consejo eligió también a Leite en lugar de De Souza por motivos similares a los actuales, en una decisión que terminó siendo revertida en la justicia del país vecino, tras una denuncia presentada por Nippon Steel.

Ahora, los directores de Ternium acusaron a De Souza de haber violado el estatuto social y las reglas de transparencia de Usiminas, al haber cerrado sin consenso del Directorio un memorandum de entendimiento con otra empresa brasileña, Mineração Usiminas (Musa), subsidiaria del grupo que tiene como socia a la también japonesa Sumitomo Corporation.

El objetivo del memo fue reformular un contrato de provisión de 4 millones de toneladas de mineral de hierro por año. Como Usiminas cerró las plantas que utilizaban ese producto, redujo su demanda a 2 millones, por lo cual De Souza firmó un nuevo acuerdo sin autorización del Consejo Ejecutivo de Usiminas en el cual se comprometió a cubrir el valor necesario para que MUSA tenga un margen de Ebitda igual al que hubiese logrado con el contrato inicial. De todos modos, en el memorandum se aclaraba que era una expresión de intención y no de un acuerdo definitivo.

Sin embargo, para los directores de Ternium/Techint, De Souza actuó de manera ilegal. Mediante un comunicado, el grupo consideró como "grave" el acuerdo, al sostener que el ejecutivo "escondió un documento estratégico y relevante, de manera unilateral, violando las reglas del estatuto social e incumpliendo el deber de fiduciario de forma intencional".

Los abogados del grupo siderúrgico también agregaron que De Souza fue destituido porque Ternium no puede ser obligado a sostener a un presidente en el que no tiene confianza. Agregaron que el contrato firmado por el ahora ex CEO de Usiminas "generó un vínculo entre las partes ya que quedaron obligadas a negociar un acuerdo definitivo en los términos del memorandum".

Por el contrario, sus socios de Nippon Steel rechazan la destitución y acusan a Ternium de haber roto el acuerdo de accionistas, además de sostener que la salida de De Souza fue "ilegal". "El grupo tomará las medidas judiciales necesarias para revertir la situación", explicaron voceros del conglomerado japonés. Aseguran que gracias a la gestión de De Souza, Usiminas logró reducir su déficit y cerrar un acuerdo de reestructuración, además de bajar su deuda en un 1000 millones de reales.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar