Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Bodegas ofrecen sumar la productividad a la discusión sobre aumentos salariales

Tras un año con caída de ventas internas y de exportaciones, pretenden incorporar premios por presentismo, mayor dedicación horaria y capacitación laboral

Bodegas ofrecen sumar la productividad a la discusión sobre aumentos salariales

Las bodegas comenzaron la semana pasada formalmente la discusión salarial para este año con el gremio de la industria vitivinícola, Soeva (Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas Argentinos).

En la primera reunión no se hablaron, por el momento, de porcentajes de ajuste salarial, pero sí trascendió que las empresas pretenden sumar premios por productividad para llegar a un acuerdo.

Además de Soeva, que representa a los trabajadores, del encuentro participaron Bodegas de Argentina, la Cámara de Bodegas de San Juan y la Cámara de Licoristas, pero faltaron otras entidades. "Aunque venimos de un año complejo y el trabajador está golpeado en su poder adquisitivo, es difícil determinar un porcentaje en este momento más allá de la previsión oficial de 17% a 20% de inflación. Por eso la productividad o rendimiento es una alternativa a discutir", consideró Walter Pavón, coordinador paritario de Bodegas de Argentina, al diario mendocino Los Andes.

La idea preliminar de las empresas, que podría discutirse en la próxima reunión del 10 de febrero, tiene a la productividad o rendimiento como eje. Incluye, entre otros aspectos, premios por presentismo, mayor dedicación horaria (extras) y capacitación laboral, como forma de "engordar" el salario más allá de la suba en el básico en función de la inflación.

En San Juan también ponderan esa variable.

"El presentismo es fácil de aplicar. Hay que ver con qué parámetro se aborda productividad: un parral puede dar 30.000 kilos y si no aboné bien puede rendir menos sin ser culpa del cosechador. Como falta mano de obra calificada la capacitación sería útil", evaluó Angel Leotta, presidente de la Cámara Vitivinícola de San Juan y titular de Coviar.

Desde Soeva desconfían en la proyección del Gobierno del 17% como tope a los convenios.

"Estamos bajo la línea de pobreza", destacó José Arias, secretario general de Soeva Mendoza. El acuerdo 2016 fue de 33% escalonado, con una inflación de 40%. El nuevo ciclo arranca en $ 9.188 mensuales (básico inicial) para trabajador de bodega, y $ 8.166 para viña, aunque el promedio, con adicionales supera los $ 10.000.