Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Bodega mendocina incrementa 50% sus ventas

En un contexto de caída del consumo de vino y de menores exportaciones, la bodega mendocina Casarena ve crecer 50% sus ventas en el mercado interno y un 33% en el externo. Enfocada en vinos premium, la bodega nació en 2007, de la mano de las familias Dartley, de Estados Unidos, y Waldheim, de la Argentina, y crece rápido, en parte gracias a aumentar levemente sus precios en un contexto de fuerte inflación.

"Crecemos un 50% en el mercado interno, donde vendemos en vinotecas y restaurantes. No ajustamos mucho el precio, en los últimos años intentamos siempre aplicar los menores aumentos posibles y pudimos vender más, también en el exterior, donde ayuda un dólar a $ 15", explicó Martín Perez Cambet, director Comercial de la bodega, cuya producción suma este año 1,2 millones de botellas, contra 900.000 de 2015, de los cuales 70% se exportan. "Tenemos además cinco distribuidores nacionales, exclusivos en sus zonas y una inmejorable relación precio, calidad e imagen", destacó Perez Cambet.

En el exterior, sus ventas crecieron a grandes pasos: en 2012 vendió 4000 cajas de 9 litros; luego 16.000, 36.000, 60.000 y este año llegará a 80.000 cajas, un 33% más que un año atrás. "Viajamos mucho, estamos en muchas ferias, pudimos entender las necesidades de cada país, logramos dar con los importadores correctos y potenciamos mucho sus acciones", explicó.

La bodega está ubicada en Perdriel, en el edificio de una bodega centenaria, de 1937, totalmente renovada, y cuenta con 300 ha, de las cuales 200 están plantadas, en Agrelo y Perdriel, Luján de Cuyo.

Días atrás, asumió un nuevo enólogo, Mariano Quiroga Adamo, que trabajaba en la salteña El Porvenir, tras el alejamiento por temas personales de Bernardo Bossi Bonilla.