Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Bianchi busca crecer con la compra de otra bodega en Mendoza

En San Rafael, Mendoza, la bodega produce más de 20 millones de litros

En San Rafael, Mendoza, la bodega produce más de 20 millones de litros

Bodegas Bianchi, una de las pocas empresas vitivinícolas grandes que aún es familiar, apunta a expandirse a partir de gestionar en forma directa la distribución de sus vinos y con la compra de otra bodega. La empresa de 88 años, que siempre comercializó sus marcas en el mercado interno a través de terceros, comenzó en julio a distribuir en forma directa, tras el fin del contrato con su competidor Norton.

En esta nueva etapa, apunta a expandirse enfocándose en potenciar sus marcas, que van de los $ 38 (Bianchi Margaux) hasta los $ 1800 (Enzo Bianchi), y al comprar otra bodega en Mendoza, pero fuera de San Rafael, donde funciona desde su fundación, en 1928.

"Queremos ser el número tres del mercado argentino; en vino fino, sin espumantes, hoy estamos en el 5º puesto. Vamos a lanzar nuevos productos, enfocarnos en desarrollar vinos que ya tenemos y además estudiamos comprar una bodega para experimentar con otros terroirs de Mendoza", destacó Jean Poccard, presidente y CEO de Bodegas Bianchi desde noviembre de 2012, cuando la familia delegó el management a terceros para profesionalizar más la empresa y potenciar su expansión. Al no estar cerrada la operación, Poccard se excusó de dar nuevos detalles sobre a bodega que planean adquirir.

La empresa está en plena etapa de cambios y expansión. Desde julio, gestiona por primera vez en su historia la distribución de sus vinos en el país, al vencer el contrato que por seis años tenía con la bodega Norton. Antes de ese acuerdo, sus vinos eran distribuidos por Cepas Argentinas. "Nos separamos de Norton por una cuestión estratégica; no tenemos problemas con ellos, al contrario, pero tenemos muchas ideas por implementar y queremos ser los gestores de nuestro crecimiento", explicó Poccard.

Para distribuir en forma directa dentro del país, creó de cero su área comercial, con la contratación de 30 empleados, entre ellos cuatro gerentes. Ahora, cuenta con 320 empleados. "El 1º de julio, no el 9, comenzó nuestra independencia, importante estratégicamente para trabajar sobre nuestras marcas y los canales. No es vender más, sino vender mejor, una venta sana y controlada", comentó. Este año, la empresa crece de 15% a 20% en volumen. Produce más de 20 millones de litros al año y prevé facturar unos $ 800 millones al cierre de 2016. Exporta sólo el 15% de su producción, pero eso le basta para ocupar un lugar en entre los 10 primeros del ranking de bodegas argentinas.

Con un amplio abanico de productos, su vino más vendido es Don Valentín Lacrado ($ 75). "Queremos impulsar la venta de Famiglia Bianchi ($ 240). Cuando ganó el premio (al mejor vino tinto del mundo, en Vinalies, París, en 2014) pasó a vender en un mes lo que vendía en un año. Tiene mucho potencial. Y también vamos a lanzar más vinos de alta gama", adelantó Poccard.

También impulsarán su espumante Bianchi, elaborado bajo el método champenoise. "Es una tarea pendiente; vamos a poner foco también en impulsar el champán ($ 195), que compite en el segmento de la marca líder, pero con mejor calidad", destacó.

Para crecer, reordenó su producción en tres unidades: Enzo Bianchi (para alta gama, desde Particular hasta Enzo Bianchi); Famiglia Bianchi (con el que apunta un fuerte desarrollo) y Valentín Bianchi (para vinos de alta demanda, incluidos Don Valentín Lacrado y New Age).