Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Automotrices chinas suman modelos medianos y económicos para ganar market share en Argentina

Ya hay cinco marcas de esa nación en el país. Con modelos a precios bajos intentan romper con la barrera cultural argentina a la hora de comprar "un auto chino"

Chery fue la primer automotriz china en invertir en el mercado argentino

Chery fue la primer automotriz china en invertir en el mercado argentino

La apertura de la importación tuvo este año un impacto fuerte en el mercado automotríz, sobre todo para las marcas chinas que comenzaron a apostar fuerte para competir entre los autos más vendidos en el mercado local. En especial, en el sector de pequeños y equipados. Pero no les será fácil.

A pesar de la reapertura de las exportaciones que allana el camino, el gran desafío que tienen es romper con la barrera cultural argentina para decidir la compra de "un auto chino" que, al menos por ahora, cuesta lo mismo que un modelo similar de alguna marca europea o estadounidense con trayectoria en el país. Es más, el presidente de Acara, Dante Alvarez, aseguró que solo compitiendo con mejores precios podrán aumentar su cuota de mercado, que hoy no llega al 1%. De todos modos, apuestan a importar más modelos como el caso de Chery, la primera en llegar a la Argentina en 2008, de la mano de Franco Macri. De las chinas es la que más vende en el país. Según datos de Acara, llegó a 3154 patentamientos en lo que va del año y su participación en el mercado total es de 0,5%.

A pesar de no ofrecer números llamativos acaba de presentar el Tiggo 5, una nueva versión de su modelo insignia que llega en dos versiones Comfort (MT y CVT) y Luxury. Si bien son autos para la familia, su adaptabilidad para terrenos off-road, los convierte también modelos interesantes para los amantes de la aventura. Su precio arranca en $ 398.000, más caro por ejemplo que el nuevo Chevrolet Cruze 5 LT MT que se lanzó a $ 360.000, y en linea con la Renault Capture, cuyo valor comienza en $ 415.000.

Para completar su portfolio, hoy compuesto además por el city car QQ y Fulwin, traerá al país el sedán Arrizo.
Otro caso es de Lifan, que le sigue los pasos a Chery y comenzó a vender este año en el país un utilitario pequeño, el Foison, en $ 254.000. Su desafío es competir en el segmento SUV (con un auto de $ 360.000) y compactos (X50), además de los camiones chicos. Todavía, su presencia es muy marginal y en los 10 meses del año, Lifan patentó solo 246 unidades.

Paula Cavicchioli, directora General de Lifan Argentina, explicó que la consolidación llegará recién a partir del año próximo, sobre todo al ampliar la red de sus concesionarios. La meta es superar las 1000 unidades.
También Geely está en la lista. La marca comenzará a vender el modelo LC y el LC Cross; junto con el 515 y el Emgrand EC7. Los precios oscilarán entre los $ 190.000 y $ 350.000, según el modelo, y esperan vender más de 5000 unidades en 2017.

La cuarta marca china en discordia es Foton, que anunció su llegada a nuestro país de la mano del importador Ralitor, que ya comercializa los camiones chinos JMC y DFM. El primer modelo a vender será la Tunland que tendrá preventa antes de fin de año y cuya venta oficial arrancará en enero.

Se trata de una empresa propiedad del estado provincial de Liaoning; es la séptima terminal más grande de China; produce también vehículos comerciales bajo la marca Jinbei. Además, tiene un joint venture con BMW, para la cual produce en China modelos de las series 1, 3 y 5. Cuenta con seis plantas fuera de China, las más grandes en Egipto; Rusia e Irán y las restantes en Filipinas; Malasia y Corea del Norte. La terminal busca ahora un lugar en la Argentina. Para lograrlo, debe presentar un proyecto productivo integral. Desde Argentina vendería al Mercosur, México, Chile, Perú y Colombia.