Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Automotrices brasileñas advierten que llegará unanueva ola de despidos

El directivo sostuvo que muchas plantas locales ya tienen una capacidad ociosa de 30%, lo que empeora la situación. La industria ya perdió 15.000 puestos

Automotrices brasileñas advierten que llegará unanueva ola de despidos

Los fabricantes de autos de Brasil se preparan para más recortes de empleos al prolongarse la recesión más larga en un siglo en la economía más grande de América Latina. La capacidad ociosa de las 65 plantas automotrices de Brasil trepó vertiginosamente a 30% después de que las ventas de vehículos cayeran 27% interanual en 2015, según Luiz Moan Yabiku Junior, presidente de la asociación nacional de fabricantes de automóviles conocida como Anfavea. Las automotrices ya despidieron a casi 15.000 empleados en 2015.


"Las compañías tienen que tener perspectivas positivas para mantener ese excedente de personal sin trabajar", dijo Moan en una entrevista con la agencia de noticias Bloomberg. "Si no tenemos esas perspectivas, el camino a seguir es adaptar la mano de obra", sostuvo.


En medio de una recesión de dos años que, según los pronósticos, será la peor desde por lo menos 1901, Brasil se encuentra atrapado en un ciclo desesperante de pérdida de empleos y caída del gasto de los consumidores.
El desempleo nacional trepó a 9%, en tanto caen las ventas minoristas y la producción industrial se contrae desde hace 22 meses consecutivos, de acuerdo con los informes del gobierno divulgados.


Si bien Anfavea prevé que las ventas de autos caerán 7,5% más este año, incluso ese cálculo podría resultar demasiado optimista. El pronóstico de enero de la asociación se basaba en una contracción económica de 2,9% en 2016.


Pero los economistas que participaron en la última encuesta del Banco Central, publicada el lunes pasado, dicen que Brasil se encamina a una contracción del 3,4 por ciento. Esta compleja situación –de acuerdo con la visión de Moan– lleva a las automotrices a buscar la manera de achicar aún más sus costos de mano de obra.


Además de la eliminación de puestos de trabajo, las empresas también obligaron a 6000 empleados a tomarse licencia y reducir el horario de trabajo de otros 36.000 como parte de un programa subsidiado por el Estado que apunta a minimizar la pérdida de empleos durante las épocas de crisis económica, explicó Moan.


Como parte del programa, las automotrices aceptan no despedir trabajadores a cambio de que el gobierno cubra parte de los salarios. FCA Fiat Chrysler Automoveis do Brasil y General Motors do Brasil, las dos mayores automotrices que operan en ese mercado, no accedieron a efectuar declaraciones, según apunta Bloomberg.
"En 40 años de trabajo en esta industria nunca vi una situación tan complicada", dijo Moan.


Por otra parte, el directivo sostuvo que el año pasado fue "mucho peor" de lo previsto debido a la agitación política y un escándalo de corrupción que dificulta los esfuerzos para poner en marcha la economía. "No podemos seguir mezclando la política con la economía porque todos pierden", concluyó.